Montevideo. El juicio oral y público en Paraguay por la matanza de Curuguaty, donde murieron once campesinos y 6 policías en 2012 y que derivó en la destitución del entonces presidente Fernando Lugo, fue suspendido este lunes tras la recusación del tribunal.

Víctor Azuaga, abogado de 11 de los 13 campesinos acusados, fundamentó la recusación en que los magistrados "preopinaron" sobre el caso, según dijo durante la audiencia en el Palacio de Justicia de Asunción, la capital paraguaya.

Cuando Azuaga asumió la defensa, el martes pasado, pidió 15 días para estudiar el complejo expediente, pero el presidente del tribunal, Ramón Trinidad Zelaya, le dio solo tres argumentando que "la prensa y la gente pedían una sentencia".

Para el nuevo defensor, los demás magistrados, Benito González y Samuel Silvero, avalaron con "su silencio" el prejuzgamiento de Zelaya.

Imputados por cargos como tentativa de homicidio doloso, invasión de inmueble ajeno y asociación criminal, los labriegos se exponen a penas de 25 años de cárcel.

Ahora la Cámara de Apelaciones de Salto del Guairá, capital del departamento de Canindeyú (noreste), será la encargada de expedirse sobre la recusación.

Este lunes, los labriegos habían renunciado a la defensa por "desconfianza".

Es la quinta vez en la que se suspende este juicio oral como parte de una investigación criticada por organismo de derechos humanos y en la que ningún policía está imputado.

La masacre de Curuguaty se desencadenó en el desalojo por parte de la policía del terreno conocido como Marina Cué, en Canindeyú, que ocupaban los campesinos.

Organizaciones de derechos humanos y organismos internacionales critican la investigación judicial como "parcial" porque solo recolectó datos sobre la muerte de los policías.

Las 2.000 hectáreas de Marina Cué eran parte de un litigio entre el Estado paraguayo y la familia del fallecido político oficialista Blas Riquelme.

La matanza de Curuguaty desembocó días después, en junio de 202, en la destitución del entonces presidente Fernando Lugo en un breve juicio político en el Senado.