Quito. Un referendo con 10 preguntas sobre cambios constitucionales y legales propuesto por el presidente de Ecuador, Rafael Correa, genera interrogantes por sí mismo y algunos detractores lo ven como un intento para obtener más poder por parte del mandatario.

Las preguntas, que Correa presentó este lunes ante la Corte Constitucional, incluyen consultas sobre la forma en que se eligen a los jueces, una posible enmienda a una ley de detención preventiva y la revocación de medida de protección para los sospechosos de crímenes graves.

Otras preguntas se relacionan con los límites a las inversiones de servicios bancarios y financieros, además de la prohibición de los juegos de azar.

Los analistas indican que el referendo, que se podría realizar este año, apunta a fortalecer el poder de Correa sobre las instituciones del país. Correa anunció el referendo en diciembre pasado luego que dos niños fueran muertos a tiros y ha señalado que estos cambios ayudarán a combatir los crímenes violentos y a erradicar a los jueces corruptos.