Santiago. Dos importantes reformas políticas fueron aprobadas en primera instancia por el Congreso chileno, con las que se pretende limitar el número de reelecciones a los funcionarios escogidos por votación popular y el establecimiento de primarias oficiales.

El Senado de Chile aprobó la noche del miércoles el proyecto que establece el Sistema de Elecciones Primarias para la nominación de candidatos a presidente de la República, parlamentarios y alcaldes, con el que se propone aumentar la participación, la competitividad y la transparencia.

El proyecto, presentado por gobierno implicaría un importante cambio en la democracia chilena, señaló el ministro secretario general de la Presidencia, Cristián Larroulet, citado este jueves por la prensa local.

"Estamos cerca de aprobar un proyecto histórico para perfeccionar la democracia de Chile, que sean los ciudadanos quienes elijan a sus candidatos a alcaldes, parlamentarios y presidentes de la República, sin duda que es un hecho histórico", señaló.

El proyecto implicará que las primarias se realizarán 20 semanas antes de la fecha de la elección de manera simultánea a nivel nacional para todos los partidos o pactos, y serán organizadas por el Estado a través del Servicio Electoral.

En estos comicios podrán participar, según determine cada partido o pacto, los militantes de los partidos involucrados más los independientes, o derechamente todos los ciudadanos con derecho a voto del territorio correspondiente si se logra un acuerdo.

Ahora sólo falta el estudio de la Comisión de Constitución para su aprobación.

Al mismo tiempo, la Cámara de Diputados dio el primer paso para aprobar una reforma que limitará el número de veces que pueden ser reelegidos los senadores, diputados y concejales comunales y regionales.

Con esto se quiere evitar el caso de algunos alcaldes y parlamentarios que ya llevan más de 20 años en ejercicio de sus funciones, y así permitir un recambio en la política.

El proyecto modifica el artículo 51 de la Constitución, donde se establecerá que los senadores, que duran ocho años en el puesto, podrán ser reelegidos en su cargo una sola vez, mientras que los diputados, cuyo tiempo en el cargo es de cuatro años, sólo dos veces.

En el caso de los consejeros regionales (cuya posibilidad de elección fue recientemente aprobada) el texto establece que podrán ser reelegidos hasta dos veces consecutivas, al igual que los concejales comunales.

La iniciativa dispone que estas modificaciones sean aplicables a partir de las siguientes elecciones parlamentarias, de consejeros regionales y de concejales, y que no sean retroactivas, es decir, que los períodos serán contados a partir de estas elecciones.