Bogotá. Con el debate sobre la regulación de la marihuana con fines terapéuticos, Colombia siguió hoy los pasos de países como Uruguay y México y algunos estados de los Estados Unidos a la hora de replantear un eventual cambio en su política antidrogas.

El escenario para abordar esta posibilidad es el foro "Galán 25 años", que evaluará durante dos días en Bogotá la política de drogas aplicada en el país desde el asesinato del político liberal Luis Carlos Galán Sarmiento a manos del cártel de Medellín hace un cuarto de siglo.

La medida estrella de este evento es el proyecto de ley de regulación de la marihuana que el Senado colombiano debatirá antes de final de año, presentado por Juan Manuel Galán, hijo del político asesinado que da nombre al foro organizado por la revista Semana.

"Colombia ha puesto una cuota altísima de violencia, de sangre, y además una política de prohibición siguiendo un libreto preestablecido por EE.UU. que nos mantenía en una bicicleta estática. Hay que cambiar porque no nos podemos quedar atrás", explicó a Efe Galán.

Su medida buscará ampliar la actual legislación, que permite como "consumo personal" hasta 20 gramos de marihuana y un gramo de cocaína por persona, para que en el caso del cannabis pueda ser utilizado en mayor cantidad por enfermos crónicos.

"Si quieres empezar a golpear el mercado del narcotráfico tienes que regular el mercado de la cocaína, pero hay que empezar por la droga fácil, que es la marihuana. Si los gobiernos saben regularla entonces se podrá ir por otras drogas"

El hito reside en que, con la propuesta, Colombia estudia por primera vez la posibilidad de que la regulación sea el camino para golpear la estructura financiera de los narcotraficantes, y por tanto una medida más efectiva que la destrucción de cultivos.

"Lo que proponemos es quitar estas rentas al negocio y regular la producción, la distribución y el consumo de la marihuana", destacó Daniel Mejía, director del Centro de Estudios sobre Seguridad y Drogas de la Universidad de Los Andes.

Según datos del último informe de la Unidad de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (Unodc), el uso del cannabis en Colombia es del 15,2%, si bien su producción es residual en comparación con la "joya de la corona" de los cultivos ilícitos, la coca.

"Si quieres empezar a golpear el mercado del narcotráfico tienes que regular el mercado de la cocaína, pero hay que empezar por la droga fácil, que es la marihuana. Si los gobiernos saben regularla entonces se podrá ir por otras drogas", aseguró el investigador.

Mejía, uno de los participantes más críticos en este evento, agregó al referirse a los cultivos ilícitos que "Hay que hacerles ver a los (norte)americanos que ya pasó el momento en el que ellos dictaban las políticas de drogas en la región, ya cada país es autónomo y Latinoamérica ya demostró hasta la saciedad que hicimos todo lo que estuvo en nuestra mano y no funcionó".

Al respecto, expertos en cultivos ilícitos y narcotráfico recomendaron que Colombia debe replantear los términos del acuerdo bilateral de estrategia antinarcóticos que mantiene con EE.UU., conocido como "Plan Colombia", para mejorar la lucha antidrogas en el país.

Galán, que no descarta la posibilidad de regular primero la marihuana para luego ir por la cocaína, estuvo acompañado durante la jornada por expertos internacionales que aportaron su visión sobre cómo implementar este "primer escalón" en una nueva lucha contra el narcotráfico.

Fue el caso del neurocientífico estadounidense Carl Hart, que habló sobre cómo eliminar los mitos de la sociedad en torno al consumo de drogas, y Julio Calzada, secretario general en la Junta Nacional de Drogas de Uruguay, que defendió una mayor flexibilidad a la hora de aplicar convenios internacionales antinarcóticos.

"Avanzar hacia soluciones globales implica una interpretación más flexible de las convenciones, y en ese sentido es posible avanzar. Por ejemplo este avance en Colombia donde el presidente acaba de respaldar la iniciativa de Galán nos parece que es muy importante", aseguró.

El mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, dijo en la apertura hoy del foro que la guerra contra las drogas necesita "un nuevo enfoque" producto del consenso de la comunidad internacional y "sin prejuicios políticos e ideológicos", en apoyo al proyecto de Ley.

Santos también apoyó la propuesta de aprobar la utilización de la marihuana con fines medicinales: "Vemos con buenos ojos su iniciativa sobre la utilización medicinal y terapéutica de la marihuana", dijo al senador Galán.

Sus palabras fueron valoradas por Galán, toda vez que los parlamentarios "son muy sensibles a este tipo de pronunciamientos", y podría favorecerse el trámite legislativo, que tiene previsto concluir en junio de 2015.

Para que tenga éxito, añadió el político, será vital que los uruguayos tengan éxito en la implementación de su ley a finales de este año y el desarrollo que otras legislaciones similares pueda tener en los estados de Colorado y Washington (EE.UU.) o México, que debate abrir un camino similar.

Los expertos reunidos en el foro insistieron en la necesidad de que se realicen estudios que muestren el comportamiento de la población colombiana con respecto a la marihuana, cuyo consumo no aumentó tras la aprobación de la dosis de "consumo personal".