Nueva York. La reina Isabel II habló este martes ante Naciones Unidas por primera vez en más de medio siglo, en un evento que coincidió con el descanso de un partido de semifinales del Mundial de Sudáfrica.

La monarca de 84 años habló durante los 15 minutos de descanso del partido entre Uruguay y Holanda, sobre los desafíos de la ONU en su lucha contra los peligros del mundo y su preservación de la dignidad humana.

En lugar de competir con el fútbol por la atención de los diplomáticos de Naciones Unidas, la Reina pronunció un corto discurso durante una sesión especial de la Asamblea General que terminó antes de que los equipos regresaran al terreno de juego en Ciudad del Cabo.

Funcionarios británicos dijeron que la coincidencia de ambos eventos había sido una simple casualidad, pero un responsable - que solicitó condición de anonimato - afirmó que el partido del Mundial podría haber sido una consideración secundaria.

La Reina, líder de la Commonwealth de 54 países y a casi 2.000 millones de personas, recibió un cálido aplauso final en una asamblea repleta, a pesar de haber comenzado su discurso con un irónico comentario - "Creo que estuve por última vez aquí en 1957" - que fue recibido con silencio.

La monarca apuntó en su disertación que Naciones Unidas se ha adaptado bien a los cambios, empleando a 120.000 personas y operando en 26 misiones de paz en todo el mundo, en comparación con las apenas tres misiones que existían cuando recitó su último discurso.

Los nuevos desafíos incluyen el cambio climático y la lucha contra el terrorismo, afirmó Isabel II.

Después de dejar Naciones Unidas, la Reina visitó la zona del World Trade Center e inauguró un jardín en memoria de los británicos que murieron en los atentados del 11 de septiembre de 2001.