Londres. El primer ministro británico, David Cameron, dijo este lunes que Gran Bretaña trabajará con aliados en planes para imponer una zona de exclusión aérea en Libia para proteger a su pueblo de ataques militares del gobierno de Muammar Gaddafi.

Hablando al Parlamento, Cameron instó a Gaddafi a dimitir y dijo que todas las medidas serán consideradas para aumentar la presión para que renuncie.

"No descartamos de ningún modo el uso de recursos militares", dijo Cameron.

"No debemos tolerar este régimen que usa la fuerza militar contra su propio pueblo. En ese contexto he pedido al Ministerio de Defensa y al Jefe del Estado Mayor de Defensa que trabajen con nuestros aliados en planes para una zona de exclusión aérea militar", sostuvo.

Gran Bretaña dijo el domingo que congeló los activos del líder libio Gaddafi y revocó su inmunidad diplomática.

Cameron llamó a los que describió como "en los extremos del régimen" a abandonar a Gaddafi ahora.

También confirmó que el Ministerio de Hacienda británico bloqueó un embarque de 900 millones de libras (US$1.450 millones) en billetes destinados a Libia.

Aviones militares británicos realizaron dos misiones el fin de semana para rescatar a trabajadores varados en instalaciones petroleras en el desierto libio. Cameron dijo que uno de los aviones sufrió daños menores a causa de fuego de armas pequeñas durante la segunda misión.

Respondiendo a una pregunta, Cameron señaló que las petroleras deberían revisar sus operaciones para ver si podrían hacer más en el futuro para evacuar a su propio personal de lugares problemáticos.