Londres. El Gobierno británico y otros países europeos pidieron este lunes una copia de los documentos filtrados de clientes de una firma de abogados con sede en Panamá para poder examinar la información y actuar sobre cualquier posible evasión fiscal.

La filtración -que revela detalles de cientos de miles de clientes de múltiples jurisdicciones del bufete Mossack Fonseca- podría resultar embarazosa para el primer ministro David Cameron, que ha criticado la evasión y la elusión fiscal.

Su difunto padre, Ian Cameron, aparece mencionado entre los más de 11,5 millones de documentos, junto a algunos miembros de su Partido Conservador en el Parlamento, ex diputados conservadores y financistas, según publicaron medios británicos. La oficina de Cameron declinó hacer comentarios.

Los documentos surgieron de una investigación publicada el domingo por el Consorcio Internacional de Periodistas De Investigación (ICIJ por sus siglas inglesas) y más de un centenar de otras organizaciones de noticias del mundo.

Jennie Granger, directora de ejecución y cumplimiento de HM Revenue and Customs, la Hacienda británica, dijo que el Gobierno había recibido "mucha información de empresas en paraísos fiscales, incluyendo Panamá, de una amplia variedad de fuentes, que actualmente está siendo objeto de una investigación intensiva".

El Gobierno dijo que Reino Unido había recuperado más de 2.000 millones de libras (US$2.840 millones) de evasores en paraísos fiscales desde que los conservadores llegaron al poder en 2010 y que estaba claro que "los días de ocultar el dinero en el extranjero se han acabado".

"Hemos pedido al ICIJ que comparta con nosotros los datos filtrados que han obtenido. Los examinaremos en detalle y actuaremos de manera rápida y adecuada", dijo en un comunicado.

El Gobierno dijo que Reino Unido había recuperado más de 2.000 millones de libras (US$2.840 millones) de evasores en paraísos fiscales desde que los conservadores llegaron al poder en 2010 y que estaba claro que "los días de ocultar el dinero en el extranjero se han acabado".

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, dijo que las revelaciones de los "papeles de Panamá" son una buena noticia que ayudaría a incrementar los ingresos fiscales y que se realizarían las investigaciones pertinentes.

"Puedo asegurarles que a medida que vaya destapándose la información, se realizarán investigaciones, se abrirán casos y tendrán lugar juicios", dijo en los márgenes de una visita a una compañía en las afueras de París.

Las autoridades fiscales suecas también dijeron que pedirían los documentos filtrados y que iniciarían investigaciones si descubren que entre los 400 a 500 ciudadanos suecos que mencionó la televisión pública local se ha producido evasión fiscal.