Ginebra. Un investigador de derechos humanos de la ONU pidió este jueves a Venezuela que retire la orden de arresto que pesa sobre el presidente del canal de televisión opositor Globovisión, argumentando que no tiene derecho a silenciar a los críticos.

Frank La Rue, relator especial de la ONU sobre libertad de expresión, dijo que el "acoso" a Guillermo Zuloaga era sintomático de lo que llamó el continuo deterioro de la libertad de expresión en el país latinoamericano.

"Ningún gobierno en el mundo tiene derecho a silenciar con procedimientos criminales a los críticos o a quienes se oponen al Estado", dijo La Rue en un comunicado. El funcionario citó temores a que la orden de arresto estuviera "motivada políticamente, destinada solamente a silenciar a Zuloaga".

Zuloaga está fugitivo desde que el fiscal general emitió la semana pasada una orden de arresto acusándolo de usura. También dispuso el arresto de su hijo, Guillermo Zuloaga Siso, según La Rue, una orden que también pidió que fuera levantada.

"Esta no es la primera vez que miembros del personal de Globovisión, incluyendo al señor Zuloaga, son procesados criminalmente por el ejercicio de su derecho a la libertad de expresión", dijo La Rue, un experto independiente de Guatemala que reporta al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

El gobierno venezolano intervino el lunes al Banco Federal, una entidad que es propiedad de otro director de Globovisión y maneja la nómina de los empleados del canal, citando problemas de liquidez y riesgo de fraude y dejando con temores a los trabajadores de la televisora.

El presidente socialista Hugo Chávez sugirió este miércoles que podría tomar el control de las acciones de Globovisión, la última cadena de televisión importante en el país miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que ha mantenido una fuerte postura opositora.

Críticos dicen que Chávez está llevando a Venezuela por un camino cada vez más autoritario, sofocando a los disidentes y nacionalizando gran parte de la economía. Los seguidores del mandatario dicen que él es una víctima de la propaganda y de una campaña de difamación liderada por Estados Unidos.

Conocido por su cobertura abiertamente opositora al Gobierno, Globovisión ha sido una importante plataforma para los adversarios políticos de Chávez, quien ha incrementado sustancialmente el número de periódicos y emisoras progubernamentales desde que asumió el poder hace 11 años.

La Rue reiteró un pedido, hecho en 2003 y de nuevo en 2009, para que el gobierno de Chávez lo invite a visitar Venezuela para poder hacer una evaluación más profunda del estado de la libertad de expresión y de la prensa en el país.

"Este pedido lamentablemente sigue sin respuesta", declaró.