El anuncio de la renuncia de la directora ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, aclara el panorama político en Chile de cara a las elecciones presidenciales de noviembre, pero abre en cambio un período de incertidumbre para esta agencia de Naciones Unidas.

Bachelet, quien ahora se perfila como posible candidata a la presidencia de Chile, realizó el anuncio por sorpresa, en su intervención de cierre de la sesión de la Comisión de Naciones Unidas sobre el Estatus Jurídico de la Mujer (CSW, por sus siglas en inglés) que concluyó en la noche de este viernes.

"Ahora una nota personal. Esta es mi última CSW. Por razones personales vuelvo a mi país, pero continuaré trabajando por los derechos de las mujeres", afirmó Bachelet, entre aplausos, en la intervención con la que puso fin a dos semanas de intensas reuniones, y en la que agradeció a los delegados su "compromiso y generosidad".

Bachelet, sin precisar la fecha concreta en que dejará el cargo, dijo que "ha sido un honor" ser parte del esfuerzo por avanzar los derechos de las mujeres y urgió a los participantes a no cejar en sus esfuerzos con ese objetivo.

Posteriormente, fue felicitada calurosamente por muchos de los asistentes a la reunión, que le agradecieron su esfuerzo y su compromiso en el puesto.

Michelle Bachelet anunció su marcha tras lograr que más de 130 países aprobaran una declaración conjunta que condena con firmeza la violencia contra las mujeres y niñas en el mundo y en la que se comprometen a tomar medidas concretas para acabar con esta lacra.

Las negociaciones no estuvieron exentas de polémicas, como las reservas expresadas por países como Arabia Saudí, Irán, Libia o Sudán, o por la Santa Sede, por las referencias explícitas a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

También contó con la oposición de Egipto, que finalmente estampó su firma en el acuerdo, pese a que el partido islámico Hermanos Musulmanes denunció un día antes que el borrador de la declaración "viola los principios de la ley islámica".

Bachelet, de 61 años, fue presidenta chilena entre 2006 y 2010, y es directora ejecutiva de ONU Mujeres desde septiembre de ese último año.

En su intervención, no detalló su futuro inmediato, pero se da por hecho que será candidata a las elecciones presidenciales de Chile de noviembre por la Concertación.

El secretario general de la Naciones Unidas, Ban Ki-moon, emitió inmediatamente después un comunicado en el que expresó su "tremenda gratitud" por el "servicio sobresaliente" de la ex presidenta chilena al frente de esta agencia de la ONU, que agrupó en un único techo y bajo su dirección a varios organismos que existían previamente.

Fuentes de ONU Mujeres indicaron a Efe que daban por sentado que Bachelet abandonaría el puesto para volver a la política de su país, pero aseguraron que el anuncio de la pasada noche les pilló "completamente por sorpresa".

Ahora se abre un período de incertidumbre para ONU Mujeres, una agencia joven pero de importancia cada vez más creciente en el panorama internacional.

Igual que Ban Ki-moon eligió a una ex jefa de Estado para encabezar una nueva agencia, se espera que ahora busque una persona de peso político internacional similar para continuar el trabajo emprendido por la chilena.

La sesión de CSW había comenzado el pasado 4 de marzo, y ese día Bachelet no quiso pronunciarse en una conferencia de prensa sobre la posibilidad de dejar el cargo para presentarse a las próximas elecciones presidenciales que se celebrarán en noviembre en su país.

"De Chile me van a perdonar, pero voy a hablar más adelante en mi país", respondió entonces Bachelet, favorita en los sondeos de opinión pero que hasta ahora ha mantenido un mutismo absoluto sobre su futuro político.

Ban destacó en su comunicado el "liderazgo visionario" de Bachelet dio a ONU Mujeres "el comienzo dinámico que necesitaba".

También recalcó que "su arrojo" en la defensa de los derechos de las mujeres "aumentó el perfil global de este asunto clave", y que su impulso "marcó la diferencia para millones de personas en todo el mundo".

El secretario general repasó los logros de Bachelet durante su mandato, como los nuevos pasos para proteger a las mujeres y las niñas de la violencia, los avances en salud y un nuevo concepto de que el empoderamiento de la mujer debe estar en el corazón de todo lo que hacemos en Naciones Unidas.

"Es un legado estelar y estoy decidido a continuarlo", añadió el secretario general, quien manifestó su agradecimiento a Bachelet por su trabajo y le deseó "todo el éxito" en el "próximo capítulo de su extraordinaria vida", aunque no ofreció detalles sobre cuál puede ser.

Reacciones en Chile. La noticia de que Michelle Bachelet renunció este viernes a su cargo como directora de ONU Mujeres, en cuya cuenta oficial se destacó el regreso a Chile de la ex presidenta, causó gran revuelo en el país y una serie de reacciones tanto en el oficialismo como en la oposición.

La decisión de Bachelet fue celebrada por sus partidarios y también por sus detractores, quienes destacaron que la determinación contribuirá a aclarar el escenario electoral frente a los comicios presidenciales de fin de año.

El presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, colectivo al que pertenece la ex mandataria, aseguró a los periodistas "que el anuncio me alegra por Chile".

Con cierta ironía, Andrade dijo que la noticia generó "ataques de nervios" en el oficialismo.

"Debe haber un ataque de nervios por ahí en el centro de Santiago. En La Moneda, sede del Ejecutivo, debe haber inusitados ataques de nervios", agregó en declaraciones a radio Bío-Bío.

Bachelet, que el 14 de septiembre de 2010 fue nombrada como jefa de la recién creada agencia de las Naciones Unidas preocupada de la defensa de la mujer, ONU Mujeres, siempre evitó participar en la política contingente nacional.

Además, y pese a que todas las encuestas siempre la dieron ganadora y con importante distancia frente a sus eventuales competidores en las elecciones presidenciales, nunca oficializó su candidatura.

Pero tras la confirmación entregada por la entidad internacional a través de su cuenta oficial en Twitter en la que se aseguró que se trataba de la última conferencia de prensa de Bachelet y que volvía a Chile, las reacciones sobre su decisión han marcado la pauta noticiosa en las emisoras de radio y de televisión.

El presidente del oficialista partido de Renovación Nacional (RN), Carlos Larraín, consideró "una buena cosa" la confirmación del regreso al país de la expresidenta (2006-2010).

Según Larraín, el retorno de Bachelet permitirá "poner a todos los candidatos en la romana" para medir fuerzas. "También (la oposición) deberá definir si vamos a tener más de lo mismo, o si mostrará un vuelco hacia la izquierda".

"Hay que saber si vamos a presionar la Constitución o la vamos a echar al trajín; si nos vamos a inspirar en (Hugo) Chávez o en Dilma Rousseff, la presidenta de Brasil", agregó.

En tanto, el presidente de la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), Patricio Melero, aseguró este viernes que el anunciado regreso de Bachelet a Chile para una eventual candidatura presidencial era previsible y que no le sorprendía.

"No constituye ninguna sorpresa. Era totalmente previsible. Ella misma había adelantado que lo haría en el mes de marzo y se inicia una nueva etapa en la que se termina la bien elaborada estrategia del silencio", aseguró.

Agregó que "ella durante tres años no ha respondido ninguna de las inquietudes ni tampoco se ha pronunciado de los distintos problemas y desafíos que el país ha tenido. Y por consiguiente, pasaremos de las ilusiones a las definiciones; del silencio a las propuestas, y ahí van a empezar sus dificultades", añadió.

En opinión de Melero, el principal lastre que va a tener Michelle Bachelet es la de los partidos de la Concertación, que la acompañan, y el Partido Comunista.

Por su parte, el senador del opositor Partido por la Democracia (PPD) Ricardo Lagos Weber manifestó esta noche su esperanza de que la ex presidenta Bachelet materialice su candidatura a La Moneda, sede del Ejecutivo.

"La presidenta dijo en diciembre del año pasado que iba a tomar una decisión y que iba a hablar en marzo, y hoy lo que ha hecho es renunciar a la ONU", señaló el senador.

En declaraciones a CNN Chile, enfatizó: "estará de vuelta en Chile antes del 31 de marzo. Estoy convencido que va a decir que sí, pero las cosas tienen que materializarse", apostilló.

En diciembre pasado y tras mantener estricta reserva en torno a sus intenciones de una eventual candidatura a las presidenciales, Bachelet anunció que se referiría al tema durante este mes.

"Hablemos en marzo", declaró escuetamente entonces en un breve encuentro con la prensa chilena durante una visita a Chile.

A fines de enero pasado ingresó nuevamente a su país, a través de un paso fronterizo, para pasar unos días de vacaciones en su casa de veraneo en el sur de Chile. En esa oportunidad tampoco hizo declaraciones.

Quien fuera su ministro portavoz, Francisco Vidal, dijo esta noche que Bachelet "estaría en Chile" la última semana de marzo.

Buenos deseos de España. El Gobierno español, a través de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, deseó este sábado mucha suerte a Michelle Bachelet en su posible vuelta a la primera línea política en Chile, tras su anuncio de renunciar a la dirección ejecutiva de ONU Mujeres.

El pasado 5 de marzo Mato se entrevistó con Bachelet en Nueva York en el marco de una de las sesiones de Naciones Unidas sobre el papel de la mujer.

En aquel encuentro, Mato le trasladó el compromiso del Gobierno español para defender la igualdad y que las mujeres vayan consiguiendo cada vez más cuotas de poder.

La ministra recordó que gracias a Bachelet las mujeres han conseguido visibilidad en todo el mundo, y una posición de prestigio sobre la que no se puede dar ningún paso atrás.

En su anuncio por sorpresa, durante su intervención ayer en el cierre de la sesión de la Comisión de Naciones Unidas sobre el Estatus Jurídico de la Mujer, Bachelet no detalló su futuro inmediato, pero se da por hecho que será candidata a las elecciones presidenciales de Chile de noviembre próximo