Brasilia. El poderoso jefe de gabinete de Brasil, Antonio Palocci, renunció este martes a su puesto tras un escándalo de tres semanas sobre sus finanzas, una decisión que podría sacudir a los mercados y deja a la presidenta Dilma Rousseff sin una de sus más influyentes voces pro mercado.

Palocci, uno de los colaboradores más influyentes de Rousseff, ofreció dejar su puesto después de que un importante diario reportó el mes pasado que incrementó su riqueza 20 veces como consultor corporativo mientras se desempeñaba como congresista.

Palocci presentó la renuncia preocupado de que el escándalo pudiera debilitar a Rousseff, dijo su oficina en un comunicado. La mandataria aceptó la renuncia, dijo a Reuters una fuente gubernamental.

No se ha presentado ninguna acusación penal contra Palocci y el fiscal general archivó este lunes una investigación formal.

Palocci ha negado haber cometido algún delito, pero el escándalo ha amenazado consumir la agenda de gobierno, ya que lo distrae de reformas necesarias en el régimen fiscal y de otros asuntos.