Bogotá. El embajador de Colombia en Venezuela, José Fernando Bautista, renunció a su cargo tras aceptar su relación comercial con unos encarcelados empresarios acusados de un millonario desfalco al gobierno de Bogotá, un caso que ha derivado en un escándalo en el país sudamericano.

La cancillería colombiana informó este lunes que aceptó la dimisión del diplomático, el primer funcionario que renuncia por sus nexos con el controvertido grupo empresarial Nule, que acusó al alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, y a su hermano, el ex senador Iván Moreno, de recibir sobornos para la adjudicación de contratos de obras viales.

Bautista estaba al frente del proceso de normalización de las relaciones diplomáticas y comerciales entre Bogotá y Caracas, después de la grave crisis registrada durante el Gobierno del ex presidente Alvaro Uribe, quien mantuvo unas tensas relaciones con el mandatario venezolano, Hugo Chávez.

"He presentado renuncia a mi cargo como embajador de Colombia en Venezuela al presidente Juan Manuel Santos, con quien he compartido diferentes proyectos políticos y un sentimiento de amistad y admiración", dijo el dimitente embajador en un comunicado.

"No quiero que se mezcle mi actual función de servidor público con un acto legítimo como fue mi gestión comercial, en momentos en que no ejercía ningún cargo público, dirigida a facilitar una relación comercial entre dos compañías privadas, una de ellas el grupo Nule", explicó.

Bautista afirmó que en ese momento de su gestión al grupo Nule se le reconocía públicamente como uno de los más exitosos de Colombia.

El Gobierno dijo que aceptó la renuncia y agradeció la gestión de Bautista. No comunicó de inmediato quién será el nuevo embajador.

"El presidente Juan Manuel Santos y la canciller María Angela Holguín aceptaron su renuncia y, aunque lamentaron la decisión, respetan las razones de índole personal que tiene el embajador Bautista para separarse de su cargo", precisó en un comunicado.