Bogotá. El embajador de Colombia en Italia, Sabas Pretelt, renunció el jueves después de que la Fiscalía General lo llamó a juicio como presunto autor del delito de soborno a una legisladora para que aprobara un proyecto que autorizó la reelección presidencial.

Se trata del primer funcionario del Gobierno que renuncia a su cargo para enfrentar el proceso penal ante la Fiscalía.

El funcionario, quien antes de ser embajador ejerció el cargo de ministro del Interior y de Justicia, fue acusado por la ex congresista Yidis Medina de haberle ofrecido prebendas para que votara a favor un acto legislativo que autorizó la reelección presidencial.

La aprobación de ese acto legislativo permitió la reelección del presidente Alvaro Uribe en el 2006.

"Le he informado al señor presidente mi decisión de renunciar al cargo de embajador y agradezco a Dios la oportunidad que me ha dado de servir a mis compatriotas", dijo Pretelt en un comunicado.

Medina, actualmente privada de la libertad en su residencia después de que fue condenada por la Corte Suprema de Justicia por recibir favores del Gobierno a cambio de votar la reforma que permitió la reelección de Uribe, también inculpó al ministro de la Protección Social, Diego Palacio.

Pretelt negó una vez más las acusaciones de la ex congresista y confió en poder demostrar su inocencia ante las autoridades que realizan la investigación.