Washington. El jefe de inteligencia de Estados Unidos, Dennis Blair, anunció el jueves que presentará su dimisión en el primer remezón en el equipo de seguridad nacional del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

"Es con profundo pesar que le informé al presidente hoy que renunciaré como director de Inteligencia Nacional a partir del viernes 28 de mayo", dijo Blair en un comunicado entregado por su despacho.

Los 16 meses de Blair en el cargo estuvieron marcados por riñas internas con la CIA y amplias críticas por el fracaso de la comunidad de inteligencia para evitar un intento fallido por hacer explotar un avión estadounidense el día de Navidad.

Un funcionario estadounidense dijo que la Casa Blanca ha entrevistado a "muchos candidatos fuertes para su reemplazo".

Un informe del Senado publicado esta semana encontró que las agencias de inteligencia y antiterrorismo estadounidenses pasaron por alto oportunidades para evitar la trama del 25 de diciembre debido a errores humanos y técnicos.

Blair se enfrentó tras bambalinas con el director de la CIA, Leon Panetta, alimentando las dudas al interior del gobierno sobre su ejercicio en el cargo. "Algo tiene que ceder", dijo en marzo una fuente gubernamental a Reuters.

El director de inteligencia nacional es el jefe de la comunidad de inteligencia, pero su control sobre la CIA y sus operaciones es limitado.

El estilo habitualmente directo de Blair fue visto por algunos como una fuente de franqueza, pero irritó a otros en la Casa Blanca, dijeron funcionarios.