San José. La ministra de Salud de Costa Rica, María Elena López, anunció este viernes su renuncia tras nueve meses en el cargo, con lo que ya son dos las bajas ministeriales en el gobierno del presidente Luis Guillermo Solís (2014-2018), tras la reciente salida del hasta ahora ministro de Seguridad Pública.

La oficina de la Casa Presidencial indicó en un comunicado de prensa que la ministra presentó su dimisión este viernes ante el mandatario y adujo "motivos familiares y personales" que no puede "soslayar".

"Quiero manifestarle mi profundo agradecimiento por la confianza depositada en mi persona y gracias por el apoyo a mi gestión", cita la carta enviada por López.

En el documento añade: "fue un orgullo para mi trabajar con un gabinete conformado por personas de altísimo quilate que me han permitido trabajar en coordinación para el logro de los objetivos de este gobierno y en consecución del bienestar de la población".

Por su parte, el presidente costarricense también agradeció el "trabajo íntegro, comprometido y profesional" que le ha dedicado la funcionaria a Costa Rica.

"Su labor ha sido ejemplar y digna para un ministerio al que le ha dedicado de manera ardua su conocimiento para mejorar las condiciones de salud pública en todo el país", expresó el mandatario.

El cargo lo asumirá de manera interina el viceministro de Salud, Fernando Llorca, mientras el gobernante designa al titular de esa cartera.

Esta es la segunda baja del gobierno de Solís, quien asumió funciones el pasado 8 de mayo.

La primera baja fue informada el pasado 3 de febrero, cuando el entonces ministro de Seguridad Pública, Celso Gamboa, anunció que renunciaba a su cargo para asumir un puesto en la Fiscalía General de la República.