Santiago. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, dijo el miércoles que el país necesitará al menos US$1.500 millones para las labores de reconstrucción tras las recientes lluvias y aluviones en el norte del país, que han dejado más de 20 muertos y casi 30.000 personas damnificadas.

Las peores lluvias en 80 años azotaron la árida región de Atacama hace dos semanas, provocando el desborde de ríos y aludes en valles de la precordillera y pueblos costeros, dejando también más de un centenar de personas desaparecidas.

"Tenemos un conjunto de medidas en salud, economía (...) Eso nos va a salir, al menos hasta la situación actual, US$1.500 millones", dijo Bachelet a medios extranjeros en el palacio presidencial. "Una parte de eso lo vamos a financiar con la ley del cobre (ingresos extraordinarios por las exportaciones del metal)", agregó.

Chile es el mayor productor mundial de cobre y destina parte de los ingresos provenientes de los envíos a un fondo especial, que tradicionalmente ha estado vinculado al financiamiento de compras militares.

La mandataria suspendió sus giras internacionales, incluida su participación en la Cumbre de las Américas que se realiza esta semana en Panamá, para coordinar las labores de rescate, emergencia sanitaria y construcción de viviendas en Atacama.

Las lluvias en el norte del país afectaron momentáneamente las operaciones de algunas grandes mineras, aunque la mayoría ya retomó sus tareas.