México. China y América Latina desarrollaron este año un acercamiento en el ámbito comercial que se expandió a otras áreas, lo que abrió una gran oportunidad para fortalecer la cooperación bilateral y dejó como desafío mayor la consolidación de los vínculos Sur-Sur.

Este año que concluye, el acercamiento del país asiático con la región latinoamericana fue de especial importancia. Varios eventos marcaron las pautas de las relaciones bilaterales.

El primero, la asistencia del presidente chino, Hu Jintao, a México para participar en la VII Cumbre de Líderes del Grupo de los 20 en La Paz. El segundo, la gira del primer ministro de China, Wen Jiabao, a Brasil, Uruguay, Argentina y Chile, en la que fortaleció los lazos con esas naciones.

El tercero, la asistencia de Wen a una conferencia magistral en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en Santiago, y a la Cumbre del Grupo de Río (Río+20) en Brasil.

La presencia de los funcionarios chinos en dichos eventos representó una muestra del interés de China en América Latina.

Además, delegaciones latinoamericanas se encaminaron a China. Las visitas de los presidentes de Costa Rica, Laura Chinchilla, y de Colombia, Juan Manuel Santos, fueron muestra de los acercamientos. Lo fue asimismo la visita del canciller venezolano, Nicolás Maduro, y de una delegación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) al país asiático.

De acuerdo con la Cepal, China se ha convertido en los últimos años en un factor clave para entender la evolución y las perspectivas de la globalización debido a su destacado crecimiento económico, comercio internacional, inversión extranjera y por su papel como fuente de financiamiento internacional.

América Latina, por su parte, ya no es sólo el origen de las materias primas y los recursos naturales que China necesita para su desarrollo productivo, es ahora, un socio con el que se deben fortalecer los vínculos en todos los ámbitos.

El panorama económico internacional se transforma y la cooperación Sur-Sur es vital para entender ese nuevo orden mundial.

El comercio de América Latina y China ha crecido desde la década pasada a tasas elevadas. El crecimiento de China ha favorecido el crecimiento de los países latinoamericanos, exportadores de materias primas.

China crece y con ello aquellas naciones emergentes que han visto en el país asiático una oportunidad.

Para la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, las condiciones están dadas para "aprovechar esta oportunidad histórica, para abordar los desafíos de infraestructura, innovación y recursos humanos y traducir la renta de los recursos naturales en formas variadas de capital humano, físico e institucional, que permitan elevar los niveles de productividad y competitividad y diversificar las exportaciones".

2172

CEPAL Y CHINA

En un mensaje en la sede de la Cepal en Santiago ofrecido en junio de este año, el primer ministro chino Wen Jiabao propuso la creación del foro de cooperación China-América Latina y el establecimiento de un mecanismo de diálogos periódicos con los cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

En la oportunidad, Wen anunció la creación de un fondo de cooperación de unos US$5.000 millones iniciales para la promoción del desarrollo de la industria manufacturera, y la creación de una línea de crédito de US$10.000 millones para impulsar la cooperación en infraestructura del Banco de China.

La postura china abarca la creación de mecanismos de consulta intergubernamental, la ampliación de contactos entre instituciones legislativas, partidos políticos y gobiernos, además de fomentar una mayor cooperación en la innovación científica y tecnológica.

Actualmente China exporta bienes manufacturados y América Latina y el Caribe, principalmente materias primas, lo que hace necesario diversificar el comercio y buscar una nueva recomposición de los flujos comerciales, con China como el factor dinámico del crecimiento de la economía mundial.

China ha registrado un crecimiento de alrededor del 7,5%, que lo convirtió en el principal impulsor del crecimiento mundial y aumentó con ello su participación en el consumo mundial de varios productos básicos.

Ese mayor consumo representó una gran oportunidad para las exportaciones latinoamericanas, especialmente agropecuarias y minerales, como es el trigo, carne de cerdo, carbón y cobre.

Al 2011, la participación de América Latina y el Caribe creció hasta representar el 6% de las exportaciones chinas y el 7% de sus importaciones. Si bien la participación aún es baja, registró un crecimiento significativo, y se espera que este año cierre con un incremento de unos cinco puntos en ambos rubros.

El comercio de China con América Latina aumentó más del 30% en 2011 hasta los US$241.500 millones. La inversión no financiera de China en la región fue por US$10.100 millones.

China se convirtió en el mayor socio comercial de Brasil y Chile y el segundo de Argentina, Peru y Venezuela. China ha firmado asimismo tratados de libre comercio con Chile, Perú y Costa Rica.

De acuerdo con las proyecciones de la Cepal para 2020, China seguirá aumentando de forma notoria su posición relativa como socio comercial de América Latina.

2173

CHINA Y RIO+20

En un mundo cada vez más globalizado, China pretende impulsar la cooperación Sur-Sur. Durante la Cumbre de Río+20 en Brasil, el primer ministro Wen Jiabao reiteró el deseo chino de profundizar las relaciones bilaterales negociando sobre una base de igualdad y confianza mutua.

Ejemplo de ello fueron los convenios establecidos con el anfitrión Brasil en materia comercial, tecnológica-científica (telecomunicaciones), cooperación militar (tecnología de defensa), medio ambiente y cultura (como la apertura de Institutos Confucio).

CHINA Y MEXICO

México y China sostienen un dinámico diálogo político que se evidenció en la visita del presidente Hu Jintao a la Cumbre del Grupo de los 20 en Los Cabos, Baja California Sur, en junio pasado, en aras de dar preferencia a una Asociación Estratégica de larga visión y beneficio compartido.

Hu destacó el XL Aniversario del Establecimiento de las Relaciones Diplomáticas México-China, tiempo en el que los vínculos mostraron una nueva etapa de desarrollo, madurez, estabilidad y profundidad.

De acuerdo con Hu, se fortaleció el diálogo estratégico entre China y México y se intensificó la cooperación mutamente beneficiosa en distintos ámbitos.

La relación de China y América Latina ha crecido y tiende a aumentar todavía mas. La visión china de una mayor cooperación benéfica en igualdad de circunstancias y el interés de América Latina de diversificar sus mercados ha abierto un puente entre ambos.

La enorme distancia geográfica ya no es un impedimento para las partes y se ha abierto una amplia posibilidad de mayor cooperación chino-latinoamericana.

China seguirá creciendo y con ello las expectativas de América Latina en un nuevo orden mundial en el que la cooperación Sur-Sur tenga mayores dimensiones a las conocidas hasta ahora.