Grupos radicalizados que participaron en las manifestaciones con motivo del Día del Joven Combatiente en Chile protagonizaron disturbios en la perifería de Santiago, donde incluso se comprobó el uso de armas de fuego, informó este sábado la policía de carabineros (militar).

Los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas del orden comenzaron la noche de este viernes y se extendieron la madrugada de este sábado, al conmemorarse un año más de la jornada que recuerda a los jóvenes asesinados en las protestas durante el régimen militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

De acuerdo con los autoridades, este año fueron menos los puntos conflictivos, sin embargo se comprobó el uso de armas de fuego por parte de algunos grupos radicalizados que dispararon contra las unidades blindadas.

Durante la noche del jueves, previa a la conmemoración de esta fecha, 26 personas resultaron detenidas por participar en los disturbios, donde incluso quemaron automóviles que se encontraban estacionados en las calles.

Este viernes se realizó un acto pacífico que recordó a los hermanos Rafael y Pablo Vergara Toledo, asesinados por la policía chilena durante las protestas del 29 de marzo de 1985.

Con una caravana y actos culturales la familia y los habitantes de Villa Francia, donde ocurrieron los hechos, recordaron este acto con llamados a terminar con la violencia de Estado, sin embargo al caer la noche comenzaron los incidentes.

En distintas comunas periféricas de Santiago se levantaron barricadas y se encendieron fogatas que interrumpieron el tráfico.

La situación derivó en múltiples enfrentamientos por la ciudad, ante lo cual las fuerzas antimotines utilizaron carros blindados, gases lacrimógenos y vehículos lanza aguas.

De acuerdo con las autoridades chilenas, lo más preocupante fue el uso de armas de fuego por parte de algunos manifestantes que cubrieron sus rostros.

El general de carabineros (policía militar), Eliecer Solar Rojas, reportó impactos de bala de grueso calibre en los carros blindados.

"No sabemos que armas son, pero son de largo alcance", indicó.

El subsecretario del ministerio del Interior, Rodrigo Ubilla, dijo que de los doce puntos en la capital en los que se pronosticaba la posibilidad de incidentes, sólo se registraron disturbios en tres.

Las autoridades no dieron detalles sobre el número de detenidos en los disturbios de este viernes.