La representante del Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa) en Lima, María Elena Zúñiga, destacó que el gobierno del presidente Ollanta Humala utilice la data poblacional para el diseño de sus políticas públicas, lo cual permitió resultados alentadores en el área social.

Dijo que el Perú es un ejemplo de cómo se ha dado un vuelco en programar y realizar sus acciones, diseñar sus políticas públicas sobre la base de los datos estadísticos.

Ello, precisó, es un gran aporte y se ve reflejado en los resultados alentadores de la política social y permite afinar constantemente las estrategias y llegar a zonas más alejadas.

Para ello, remarcó que son relevantes los censos poblacionales, dado que son los únicos que permiten tener datos precisos de pequeñas localidades y tener una mirada clara y real de lo que ocurre en el territorio nacional.

Consideró también que es importante la inversión en el capital humano, porque otorga herramientas a la población para lograr su desarrollo y eso abona en el crecimiento de un país.

"El gobierno ha entendido que esto no representa un gasto sino una inversión y por eso es un modelo a seguir", refirió en declaraciones al Diario Oficial El Peruano.

Refirió que los países que han invertido en su población son las naciones que han logrado salir adelante, tener mayor crecimiento, reducir la desigualdad.

Explicó que en este momento existe un bono demográfico, debido a que las personas en edad laboral superan en número a las de edades dependientes, situación que representa una ventana de oportunidades que debe ser aprovecharse en beneficio de desarrollo.

De ese modo, dijo, se le dará a la juventud herramientas para propiciar su desarrollo, con mayor equidad de género, educación de mejor calidad que incluya programas de salud reproductiva con enfoque en los derechos humanos.

Zúñiga refirió además que el Gobierno esta priorizando el tema del empleo, dando respuestas a las necesidades de los jóvenes con capacitación laboral y formación académica con programas como Beca 18, políticas de género transversales, mejorando la calidad educativa e incluso con programas para adultos.

Precisó que el envejecimiento demográfico es otro fenómeno que afectará en el futuro a los sistemas de salud y pensiones. La población peruana aumentará de 31 millones a alrededor de 40 millones en 2050, de los habitantes adicionales, unos 6 millones serán adultos mayores.

En ese sentido, indicó que es momento de preguntarse qué políticas se debe poner en marcha para este fenómeno, que estará presente en 25 o 30 años.

Además, afirmó que la atención a los jóvenes en edad de trabajar debe ser una prioridad en las propuestas de los candidatos en futuras elecciones.

Embarazo adolescente. De otro lado, la funcionaria expresó su preocupación por el alto índice del embarazo adolescente en el Perú; sin embargo, destacó los esfuerzos de la gestión gubernamental en atender a este sector de la población vulnerable.

“Este fenómeno está vinculado a la pobreza y tiene que ver con una falta de perspectiva de futuro. Este problema es de la sociedad y estas menores son víctimas.”

Indicó que a pesar de los cambios revolucionarios de la sociedad peruana en el aspecto demográfico, respecto a la reducción de embarazos de manera voluntaria y silenciosa, esto no ocurre en el sector de las adolescentes.

Refirió que existe un plan importante para la prevención del embarazo adolescente en el país, un plan multisectorial, pero “lamentablemente hay barreras legales y de tipo cultural que impiden que la educación integral de la sexualidad se imparta de manera compresiva en las escuelas”.