Empresarios estadounidenses y grupos de derechos humanos instaron este jueves al Congreso de Estados Unidos a aliviar el embargo de décadas impuesto a Cuba, al aprobar un proyecto de ley bipartidista que levantaría totalmente la prohibición de viajar al país socialista.

El proyecto también eliminaría algunos obstáculos para las ventas legales de Washington a La Habana de productos agrícolas.

"Creemos que la legislación propuesta representa un paso necesario para poner fin a la política de Estados Unidos que ha fracasado durante décadas y tendrá un impacto en el mejoramiento de los derechos humanos en Cuba", dijo José Miguel Vivanco, director ejecutivo de la división para las Américas de Human Right Watch, en una audiencia en el Congreso.

La elección del presidente Barack Obama en noviembre del 2008 despertó esperanzas en todo el hemisferio de que Estados Unidos se movería para poner fin al embargo aplicado por Washington en 1962 y reforzado dos veces en la década de 1990.

El embargo es visto en el resto de la región como un vestigio obsoleto de la Guerra Fría, cuando Cuba era un aliado cercano de la desaparecida Unión Soviética.

Líderes de los 32 países de América Latina pidieron en febrero durante una cumbre en Cancún el levantamiento del embargo económico a la isla.

Obama ha adoptado algunas medidas para mejorar las relaciones con La Habana, permitiendo los viajes de cubano-estadounidenses sin límites y el envío de remesas, así como el reinicio del diálogo migratorio y el comienzo de conversaciones para establecer el correo directo.

Según expertos, el Gobierno cubano no ha correspondido, por lo que le ha sido políticamente difícil a la Casa Blanca continuar avanzando, aunque el mandatario de Cuba, Raúl Castro, ha reiterado que está dispuesto a discutir cualquier tema con su enemigo político Estados Unidos.

El representante John Tanner, presidente de una subcomisión de comercio de la Cámara de Representantes, llamó en la audiencia del jueves a examinar un proyecto de ley elaborado por el presidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara, el demócrata Colin Peterson, y el representante republicano Jerry Moran.

Incentivo de empleos.  Esta legislación levantaría las prohibiciones a los estadounidenses para viajar a Cuba y eliminaría algunos obstáculos para el pago de las ventas de productos agrícolas a la isla que se realizan bajo condiciones excepcionales al embargo desde el año 2000."El levantamiento de las restricciones a los viajes y la eliminación de los obstáculos al comercio es mejor para Estados Unidos", dijo Tanner en un comunicado.

Tanner agregó que ambas legislaciones crearía empleos en Estados Unidos mediante ventas agrícolas adicionales y ayudarían al pueblo cubano a incrementar el turismo.

El vicepresidente de Asuntos Internacionales de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Myron Brilliant, sostuvo que el mantenimiento del embargo permite a las autoridades cubanas culpar a Washington de la escasez en la isla, cuando el verdadero culpable "es un medio siglo de mala administración marxista".

Un estudio realizado en marzo por Texas A&M University estimó que si se aprueba el proyecto de ley Peterson-Moran podría conducir a ventas adicionales de hasta 365 millones de dólares de bienes y crearía unos 6.000 empleos en Estados Unidos, dijo Brilliant.