Caracas. Un llamado de atención a la comunidad internacional sobre la situación por la que atraviesa la empresa, hicieron directivos de la televisora venezolana RCTV -cuya señal fue sacada del aire por el gobierno de Hugo Chávez- que acudieron este lunes a la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Caracas, donde presentaron un documento acerca de su caso.

Entregaron la misiva el presidente de las Empresas 1BC, Marcel Granier, junto a trabajadores del canal, señaló El Universal.

Marcel Granier afirmó que "es muy preocupante lo que está ocurriendo en materia de derechos humanos en Venezuela, vemos cómo a diario se está violando la libertad de expresión, la libertad de organización, la libertad de protesta, el derecho a un juicio justo, el derecho a la defensa y, por eso, como la Organización de Estados Americanos es garante de esos derechos como consecuencia del Tratado Interamericano de Derechos Humanos, hemos venido a pedirle su intervención".

Enfatizó que "hemos venido a insistirle a la OEA en que tiene que cumplirse la Carta Democrática Interamericana, tiene que cumplirse el Tratado Interamericano de Derechos Humanos, que tiene que cumplirse la Constitución Nacional y, por eso, hemos invocado la protección y la mediación de OEA".

Posteriormente se dirigieron al edificio de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel). Mientras Granier sostenía una reunión al interior de la entidad, en las afueras, trabajadores de RCTV y representantes sociales, realizaron una protesta pacífica.