Ginebra. La oficina de derechos humanos de Naciones Unidas dijo el martes que la represión siria de las protestas antigubernamentales había dejado más de 3.500 muertos y que 19 personas habían fallecido solamente el domingo.

"La represión brutal del gobierno contra los disidentes en Siria ha cobrado hasta ahora la vida de más de 3.500 sirios", dijo la portavoz Ravina Shamdasani a periodistas en Ginebra.

"Desde que Siria firmó el plan de paz patrocinado por la Liga de Estados Arabes la semana pasada, más de 60 personas fueron reportadas como asesinadas por las fuerzas de seguridad y el Ejército, incluyendo al menos 19 el domingo que marcó el Eid al-Adha", agregó.