Buenos Aires. Una corte argentina condenó este jueves por segunda vez a cadena perpetua al ex jefe militar Luciano Benjamín Menéndez, al encontrarlo culpable de crímenes de lesa humanidad cometidos en la norteña provincia de Tucumán durante la dictadura que gobernó el país entre 1976 y 1983.

Menéndez fue declarado culpable por la desaparición de 22 personas durante la dictadura y deberá cumplir su sentencia en una cárcel común de la provincia.

El represor ya había sido condenado a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad cometidos en la central provincia de Córdoba.

"Me parece realmente algo que tenía que hacerse y hasta que no se aclarezca del todo (los crímenes de la dictadura) no se va a liberar este país de semejante calamidad", dijo Elsa de Oesterheld, familiar de una de las víctimas de la dictadura a un canal local de televisión.

De acuerdo con organismos de derechos humanos, unas 30.000 personas fueron secuestradas, torturadas y asesinadas durante la última dictadura, aunque una comisión independiente confirmó alrededor de 11.000 casos.

La Corte Suprema argentina derogó años atrás dos leyes de amnistía que protegían a cientos de antiguos oficiales de ser llevados ante la justicia por violaciones a los derechos humanos.

Esa decisión permitió a tribunales argentinos dictar duras sentencias contra miembros de las fuerzas armadas y policías por secuestros, torturas y asesinatos.