Praga. La República Checa, fuerte partidario de la oposición en Cuba, otorgó asilo un prisionero político de la isla liberado que aterrizó en Praga este martes, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Rolando Jiménez Posada, un ex soldado y abogado de 40 años, fue arrestado en abril del 2003 por pegar afiches contra el Gobierno y revelar secretos de Estado. Fue sentenciado a 12 años de cárcel.

Las autoridades cubanas iniciaron la liberación de presos políticos en el verano boreal de este año, luego de sostener conversaciones con la Iglesia Católica. Desde entonces 47 hombres han recibido asilo en España.

El acuerdo busca parcialmente mejorar las relaciones de La Habana con la Unión Europea.

Los checos han sido por mucho tiempo los críticos más expresivos de Cuba en el bloque de 27 naciones y por años bloquearon los esfuerzos liderados por España para crear lazos más cercanos entre la Unión Europea y el Estado comunista.

Jiménez fue liberado a última hora del jueves.

"Antes de abordar el avión de Iberia, no podía creer que estuviera ocurriendo", dijo tras aterrizar en Praga, según lo citó la agencia de noticias CTK.

Los checos también dieron asilo a cuatro familiares de Jiménez.

"Es una señal del apoyo que le da la República Checa a la lucha por los derechos humanos", dijo a Reuters el canciller checo Karel Schwarzenberg.

"Los derechos humanos son la prioridad de la política exterior checa y los apoyaremos donde sean violados", declaró.

Praga ha dicho estar preparada para entregar asilo político a 10 presos políticos cubanos.

Jiménez no se encontraba entre las 52 figuras de oposición arrestadas bajo la llamada Primavera Negra Cubana en marzo del 2003, de los cuales 39 fueron liberados previamente este año con la mediación de la Iglesia Católica.

Además de este grupo, el Gobierno cubano ha liberado o planea liberar a ocho presos políticos más, entre ellos Jiménez, según la Iglesia.