Santo Domingo. República Dominicana pidió a Haití su colaboración para llevar a cabo un plan de regularización de extranjeros que involucra en su gran mayoría a indocumentados haitianos, numeroso conglomerado que conforma problemas para acogerse al programa iniciado este mes.

"La mayoría de los (haitianos) que están yendo en este momento no tienen ningún tipo de documentación y el Estado dominicano no es el que tiene que darles 'identidad', es su país", dijo el lunes el ministro de Interior, José Fadul.

El funcionario agregó que de 31.000 personas que se han acogido al plan hasta ahora, el 97% procede de Haití, de los cuales sólo 5.000 han presentado algún documento y apenas cerca de un centenar ha cumplido con toda la documentación requerida.

"Haití debe prestarnos mayor ayuda", afirmó Fadul, aunque aclaró que se trata de un asunto propio de la soberanía de ese país.

El gobierno dominicano inició el pasado 1 de junio un plan de regularización de extranjeros para dar cumplimiento a una sentencia que hace nueve meses sentó las condiciones para acceder a la nacionalidad dominicana.

El plan se basa en una ley promulgada a fines de mayo, que establece un régimen especial para personas nacidas en territorio nacional inscritas irregularmente en el registro civil dominicano y sobre naturalización.

La ley reconoce el estatus legal de aquellas personas -poco más de 24.000 según cálculos oficiales preliminares- nacidas en República Dominicana de padres extranjeros cuyas actas de nacimiento fueron otorgadas por funcionarios públicos de manera irregular, y a los que las autoridades negaron la expedición de documentos de identidad dominicanos a partir de una resolución dictada en 2007.

También dispone que los hijos de extranjeros nacidos en República Dominicana que nunca obtuvieron documentos, deberán acogerse a un plan de regularización de extranjeros en condición irregular, actualmente en proceso, para obtener el estatus migratorio que les permita residir de manera legal en el país, tras lo cual podrán optar por la naturalización pasados 24 meses desde la obtención de su estatus regular.

El ministro dominicano del Interior dijo que la principal traba que afecta el proceso es la falta de documentos personales de los inmigrantes haitianos, quienes se quejan de que la Embajada de su país en República Dominicana está cobrando entre US$80 y US$100 para expedirles un pasaporte.