Washington. El republicano Tim Pawlenty, un ex gobernador de Minesota, abandonó este domingo la carrera presidencial estadounidense para el 2012, un día después de recibir un bajo apoyo en una prueba inicial de fuerza entre los aspirantes de su partido.

"Necesitábamos obtener algo de impulso para seguir y tener un camino por delante. Eso no ocurrió", dijo Pawlenty al programa de ABC "This Week", después de su distante tercer lugar en el sondeo de Iowa este sábado.

"Desearía que hubiera sido diferente, pero obviamente el camino hacia adelante no existe para mí. Y por ello terminaremos la campaña", indicó.

Pawlenty, quien no logró atraer el apoyo de los republicanos conservadores, calificó su tercer puesto como "decepcionante".

La republicana conservadora Michelle Bachmann obtuvo el primer lugar con el 29% de los votos, seguida de cerca por el congresista Ron Paul de Texas con 28%, tras los cuales se ubicó Pawlenty con 14%.

La campaña de la congresista Bachmann ha ganado impulso pero será puesta a prueba por la llegada de otro favorito del conservador movimiento Tea Party, el gobernador de Texas, Rick Perry.

La candidatura de Perry podría restarle apoyo a Bachmann, reemplazándola como la mayor rival del favorito Mitt Romney y posiblemente cerrando la brecha entre el centro del partido y sus activistas de derecha.

La votación informal es una elección no vinculante que sirve como estimación temprana de la fortaleza en el estado donde se realiza el primer enfrentamiento de aspirantes a la nominación republicana para el 2012, los caucus de Iowa convocados para el próximo febrero.

En el programa "Meet the Press" de NBC, Bachmann evitó una pregunta respecto a si buscará el apoyo de Pawlenty.

"Lo llamaré hoy para darle mis buenos deseos. Y él trajo una voz muy importante a la carrera. Tengo mucho respeto por el gobernador. Lo conozco, lo he conocido por muchos años y estoy agradecida de que se presentara. Es un muy buen contendor", indicó Bachmann.

Pawlenty señaló que lo que presentó como candidato era "un registro racional, establecido, creíble y fuerte de resultados" en sus dos mandatos en Minesota. "Pero creo que la audiencia, por así decirlo, buscaba algo diferente", agregó.

Algunos expertos esperaban que Pawlenty fuera un formidable candidato del bando republicano, pero su campaña no logró ganar impulso en las primeras etapas de la carrera. Se pensaba que podría atraer el apoyo vital de los votantes independientes en las elecciones generales contra el presidente Barack Obama.

Pawlenty estaba entre los preferidos para candidato a vicepresidente durante la carrera de John McCain el 2008.