Jerusalén. El aspirante republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney, respetaría a Israel si decidiera utilizar la fuerza militar para frenar el controvertido programa nuclear de Irán, dijo este domingo un alto asesor.

Romney se reunió en Jerusalén con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en su segunda escala de una gira internacional con la que busca impulsar sus credenciales en política exterior en su carrera electoral, a fin de sacar al demócrata Barack Obama de la Casa Blanca en las elecciones presidenciales del 6 de noviembre.

Poco antes de esa reunión, el asesor de seguridad nacional de Romney, Dan Senor, dijo a reporteros que viajaban con el candidato: "Si Israel tiene que tomar la decisión de actuar por sí mismo, para impedir que Irán desarrolle esa capacidad (de armas nucleares), el gobernador lo respetaría".

El comentario parecía poner a Romney en conflicto con los esfuerzos de Obama por presionar a Israel para evitar un ataque preventivo antes de que las fuertes sanciones económicas contra Irán surtan efecto.

Senor expandió posteriormente sus declaraciones y dijo que Romney consideraba que "deberíamos emplear todas las medidas para disuadir al régimen iraní de su curso nuclear".

Romney "espera fervientemente que las medidas diplomáticas y económicas lo logren", dijo Senor agregando que "no deberían excluirse opciones". También señaló que "Romney reconoce el derecho de Israel a defenderse, y que es correcto que Estados Unidos lo apoye".

Junto a Netanyahu en el despacho del líder israelí, Romney sólo dijo que el esfuerzo de Irán por convertirse en una potencia nuclear "es algo que me tomo con gran seriedad".

El fracaso de las charlas entre Irán y seis potencias en suspender un programa que ha generado temor en Occidente respecto a que Teherán desarrolle armas nucleares elevó las tensiones internacionales por la posibilidad de que Israel, que se asume tiene el único arsenal atómico de Oriente Medio, opte por lanzar una ofensiva militar de forma unilateral.

Netanyahu emitió su llamado habitual a medidas más fuertes además de las sanciones para frenar el programa de Irán, que Israel ve como una amenaza a su existencia. Irán dice que su proyecto atómico tiene fines pacíficos.

"Tenemos que ser honestos en que las sanciones no han golpeado al programa de Teherán en un ápice y que una fuerte amenaza militar ligada a sanciones son necesarias para tener una oportunidad de cambiar la situación", dijo Netanyahu.

Israel ha advertido a Occidente que considera que es sólo cuestión de tiempo antes de que el programa nuclear de Irán llegue a la "zona de inmunidad" en la que las bombas no serán capaces de destruir las instalaciones de enriquecimiento de uranio iraníes situadas bajo tierra.