Washington. Republicanos del Senado advirtieron el domingo que podrían plantear obstáculos procesales a cualquier candidato a la Corte Suprema de Estados Unidos que consideren fuera de la corriente judicial, aunque un prominente republicano dijo que tal esfuerzo era improbable.

El presidente Barack Obama nombrará un candidato para reemplazar al liberal en retiro de la Corte Suprema de Justicia, John Paul Stevens, en las próximas semanas, lo que provocó una batalla potencial de confirmación en el período previo a las elecciones legislativas de noviembre.

Republicanos del Senado dijeron que no descartarían usar el obstáculo de procedimiento conocido como un filibustero, para tratar de evitar una votación de confirmación de cualquier candidato que consideren un activista liberal.

"Si es alguien así, claramente fuera de la corriente, entonces creo que todo poder debe ser utilizado para proteger a la Constitución," dijo el Senador Jeff Sessions, republicano de la Comisión Judicial, al programa de NBC, "Meet the Press".

Jon Kyl, el republicano número dos del Senado, minimizó la posibilidad y dijo que requeriría de una circunstancia extraordinaria.

"Es improbable que hubiera un filibustero, salvo si hay una circunstancia extraordinaria," dijo Kyl al programa "This Week" de ABC. "No voy lo voy a quitar la mesa. Pero creo que puede ser fácilmente evitado".

El Senado tradicionalmente no ha usado medios procesales para bloquear a candidatos a la Corte Suprema. Un grupo de 14 senadores republicanos centristas y senadores demócratas acordaron en 2005 no filibustear a candidatos judiciales salvo en circunstancias extraordinarias.

"Si el presidente elige a alguien de la periferia en vez de alguien del medio, o si elige a alguien que aplique sus sentimientos en vez de aplicar la ley, entonces eso podría ser un caso extraordinario," dijo el Senador republicano Lamar Alexander en "Fox News Sunday".