Washington. A sólo un día de una dura batalla por controlar el Congreso de Estados Unidos, los republicanos parecían este domingo encaminados a una contundente victoria que dijeron que sería un repudio para el presidente Barack Obama y sus políticas.

Los candidatos en todo el país lanzaron el último intento para obtener el apoyo de los votantes mientras Obama se acercaba al final de una campaña de dos días diseñada para reavivar la participación demócrata, menos de 48 horas antes de que los estadounidenses comiencen a emitir sus votos.

Alentados por el descontento de los votantes por la atribulada economía y por Obama, se espera que los republicanos vuelvan a recuperar el control de la Cámara de Representantes y que hagan grandes avances en el Senado en los comicios de este martes.

Los demócratas esperan aferrarse a una estrecha mayoría en el Senado para sacar victorias en algunas carreras ajustadas en estados como California, Washington y Virginia Occidental.

Los líderes republicanos dicen que los resultados supondrán un rechazo a la política económica de Obama, a los costosos programas del Gobierno como el estímulo económico y a iniciativas como la reforma sanitaria.

"Si los republicanos ganan, será un repudio a las políticas de Obama", dijo el gobernador de Mississippi, Haley Barbour, jefe de la Asociación de Gobernadores Republicanos, en el programa de televisión "Meet the Press" de NBC.

Sarah Palin, candidata republicana a la vicepresidencia en 2008, dijo que la votación de este martes sería "un terremoto político" que mandará un mensaje a Obama.

"Van a decir, 'usted lo echó a perder, presidente Obama. Le dimos dos años para cumplir su promesa de asegurar que nuestra economía comience a renacer'", dijo Palin al aparecer en "Fox News Sunday."

El control republicano de al menos la Cámara de Representantes podría impulsar los esfuerzos para eliminar partes de la reforma sanitaria y generar un estancamiento de asuntos pendientes como la expiración de recortes fiscales, medidas contra el cambio climático y sobre la inmigración.

Ninguna parte predice una nueva era de compromiso.

"Si quieren aferrarse a esta estrategia obstruccionista, obstrucción y decir que no, va a ser muy difícil hacer algo", dijo sobre los republicanos Dick Durbin, el demócrata número dos del Senado, en el programa "State of the Union", de CNN.

Los 435 escaños de la Cámara de Representantes, 37 de 100 escaños del Senado y 37 de 50 puestos de gobernadores estarán en juego en la votación del martes.

Los republicanos deben ganar 39 escaños demócratas para hacerse con el poder en la Cámara y 10 para quedarse con el Senado.

Con batallas competitivas para más de 90 escaños demócratas de la Cámara de Representantes, los analistas independientes pronostican grandes victorias republicanas de más de 50 escaños.

En el Senado, los republicanos probablemente necesiten obtener la victoria en seis de siete carreras ajustadas en California, Washington, Nevada, Colorado, Pensilvania, Illinois y Virginia Occidental para lograr la mayoría.