Washington. Los aspirantes republicanos a la Casa Blanca afilaban sus cuchillos el fin de semana para los debates dobles, en medio de una encarnizada carrera por la nominación de su partido de cara a las primarias de Nueva Hampshire.

Los debates vuelven a ser el espectáculo principal en la carrera del 2012.

Los seis contendores tendrán dos debates en 12 horas, primero la noche del sábado y posteriormente en la mañana del domingo. Es su última y mejor opción para influenciar en un gran número de votantes porque la votación de Nueva Hampshire se realizará el martes.

Más de una decena de debates se han realizado hasta ahora, definiendo los momentos clave en la carrera para encontrar a un contendor republicano contra el presidente demócrata Barack Obama.

El momento vergonzoso de Rick Perry cuando no pudo nombrar a las tres agencias de Gobierno que quería cerrar contribuyó a su colapso en las encuestas.

Los debates de este fin de semana podrían darle nuevos aires a Newt Gingrich, que cayó bajo el peso de publicidad negativa y ataques en la semana tras su avance en las encuestas por su buen desempeño en los altercados televisivos.

El ex senador de Pensilvania, Rick Santorum, que se queja a menudo de que no le hacen suficientes preguntas en los debates, ahora estará literalmente en el centro del escenario y podría enfrentar duros cuestionamientos por sus antecedentes en el Senado y su postura contra los derechos de los homosexuales.

El resto podría volverse contra Mitt Romney, el competidor de mayor ventaja, que sólo busca mantener su distancia y no cometer errores tras ganar en los caucus de Iowa el martes pasado por sólo ocho votos.

Romney instó a sus adherentes a "darle un margen mayor de ocho votos si pueden". Si gana en Nueva Hampshire y después en Carolina del Sur, tendría una firme ventaja para conseguir la nominación presidencial de los republicanos.

Romney como objetivo. Es probable que Romney mantenga su enfoque en Obama y que intente ofrecer un mensaje sobre la generación de empleos.

"El y su equipo entienden que habrá muchos ataques en su contra", dijo Phil Musser, estratega republicano y partidario de Romney.

Las campañas en Nueva Hampshire han sido tranquilas mientras los equipos preparan a sus candidatos para los debates, el primero en ABC y el segundo en el programa de NBC "Meet The Press."

El debate sería la última opción del ex embajador estadounidense en China Jon Huntsman, al que no le ha ido muy bien en las encuestas pese a saltarse a Iowa para centrarse en Nueva Hampshire.

Santorum necesita ganar en Nueva Hampshire tras perder por poco frente a Romney en Iowa y surgir como la principal alternativa conservadora frente a éste antes de llegar a Carolina del Sur, donde su mensaje conservador tiene mejores posibilidades.

Ron Paul, que va segundo después de Romney en Nueva Hampshire, podría ser criticado por las acciones de un grupo externo llamado "NHLiberty4Paul" que atacó a Huntsman y a sus hijas.