Bogotá. La reunión entre los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Hugo Chávez, se cumplirá este martes 2 de noviembre, anunció Bogotá, que aplazó una visita de su canciller a Ecuador por la muerte del ex presidente argentino Néstor Kirchner.

El encuentro entre Santos y Chávez estaba previsto para este viernes, pero fue aplazado a solicitud de Venezuela debido a una reciente gira internacional de Chávez que provocó algunos atrasos en su agenda.

"Se ha confirmado el encuentro entre los presidentes Juan Manuel Santos y Hugo Chávez, el próximo martes 2 de noviembre, en el Palacio de Miraflores, en Caracas", dijo un comunicado de la presidencia.

Por su parte, la Cancillería de Colombia informó que el viaje a Ecuador de la ministra de Relaciones Exteriores colombiana, María Angela Holguín, se aplazó como consecuencia de la muerte del ex mandatario argentino.

Holguín tenía previsto viajar este jueves a Ecuador para reunirse con su homólogo Ricardo Patiño como parte del proceso que busca normalizar las relaciones diplomáticas entre los gobiernos de Bogotá y Quito.

Segunda reunión. La reunión entre Santos y Chávez será la segunda entre los mandatarios después de que el 10 de agosto, en la ciudad colombiana de Santa Marta, acordaron restablecer las relaciones diplomáticas y avanzar en la normalización del comercio binacional suspendido desde julio del 2009.

Los vecinos restablecieron sus lazos diplomáticos en agosto, suspendidos por Caracas un mes antes después de que el Gobierno del ex presidente Alvaro Uribe denunció que líderes de las guerrillas de las FARC y del ELN se refugiaban en Venezuela, al parecer con la complacencia del Gobierno de Chávez.

Caracas avanza actualmente en el pago de deudas a los exportadores colombianos que buscan recuperar las exportaciones a ese país que ascendieron a unos US$6.000 millones en 2008.

Colombia también busca normalizar sus relaciones con el Gobierno del presidente Rafael Correa, alteradas desde marzo del 2008 después de que militares colombianos bombardearon una zona selvática de Ecuador en un ataque en el que murió el líder de las FARC Raúl Reyes y 24 personas más.