Lima. El presidente de Perú, Martín Vizcarra, afirmó que la líder de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, le solicitó guardar reserva de las dos reuniones realizadas tras iniciar su gestión gubernamental y que se conocieron en los últimos días, generando críticas en los diferentes sectores.

El jefe de Estado reconoció su error y sostuvo que rectificará esta actitud para actuar “con absoluta transparencia”.

“Estas dos reuniones se hicieron en un marco de reserva, ella (Keiko Fujimori) pidió un marco de reserva, nosotros quedamos en que así lo haríamos, sin embargo, reconozco que fue un error”, afirmó en declaraciones a América Televisión.

El jefe de Estado sostuvo que estas dos reuniones se realizaron durante la primera parte de su gestión, ambas gestionadas a través del jefe del Gabinete Ministerial, César Villanueva.

El presidente Vizcarra manifestó que el planteamiento de la reserva de las dos reuniones, por parte de Fujimori, era para evitar malas interpretaciones, lo cual consideró ahora “una justificación equivocada”.

La primera cita fue en el mes de abril y la segunda a finales de junio, precisó.

“La primera reunión fue protocolar, fue más un saludo y buenos deseos. En la segunda habíamos presentado el pedido de facultades y habíamos expresado nuestro rechazo por la ‘ley mordaza’ y hablamos de la aprobación del reglamento de alimentación saludable”, señaló.

En ese momento, recordó, Keiko Fujimori expresó su desacuerdo con una norma sobre la inclusión de los octógonos en productos alimenticios, e incluso reveló que le pidió retirar a la ministra de Salud, Silvia Pessah. 

Además, el presidente Vizcarra refrió que Fujimori le planteó ser consultada antes de ejecutar cualquier iniciativa del gobierno.

“Nos pidió que mantengamos esa coordinación y, de esa forma, mantener una buena relación Ejecutivo - Legislativo. Una manera de sujeta de reducir la capacidad de acción del Ejecutivo y después de esa reunión, no aceptamos una tercera”, reiteró.

Asimismo, manifestó que el planteamiento de la reserva de las dos reuniones, por parte de Fujimori, era para evitar malas interpretaciones, lo cual consideró ahora “una justificación equivocada”.

Sobre una tercera reunión, esta fue solicitada para realizarse en el mes de julio por medio del entonces vocero de esa bancada, Daniel Salaverry, actual presidente del Congreso.