La ministra de Comunicación de Bolivia, Amanda Dávila, dijo este jueves a última hora, que la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), recién expulsada de Bolivia por injerencia política, pagaba a ciudadanos bolivianos para que intenten desestabilizar al gobierno de Evo Morales.

Dávila explicó, en base a información oficial, que "casualmente" varios proyectos impulsados por USAID en Bolivia, estaban vinculados a personas que sistemáticamente enfrentan cualquier iniciativa que plantea el ejecutivo boliviano para intentar mejorar la economía del país.

"Ex autoridades que tienen un papel político, que son analistas políticos, que van a los medios de comunicación, que tienen programas en canales de televisión, que tienen programas en radios, ese dinero que no lo controlamos, está yendo con una clara intencionalidad política y un objetivo político, que es de desestabilizar al gobierno del presidente Evo Morales`, afirmó la ministra en declaraciones a la televisora local Cadena A.

El presidente Evo Morales expulsó de Bolivia a USAID, acusada de injerencia política en sindicatos campesinos y otras organizaciones sociales.

Top secret. La ministra de Comunicación señaló que USAID mantenía en secreto más del 70% de toda la supuesta inversión que realizada en Bolivia y explicó que esa entidad norteamericana, sólo entregaba información sobre el 30% de los recursos que ejecutaba en el país.

"Si quieren cooperar en Bolivia... que nos apoyen con los objetivos y prioridades que define el Estado" sostuvo Dávila.

"USAID estaba advertida que si quiere cooperar en Bolivia, si quiere apoyar, estamos absolutamente dispuestos a que nos apoye, pero que nos apoyen con los objetivos y prioridades que define el Estado, dentro del Plan Nacional de Desarrollo`, remarcó.

Asimismo, Dávila cuestionó la supuesta inversión de US$2.000 millones que, según USAID, realizó en Bolivia desde 1968, al señalar que no existe evidencia fehaciente que demuestre algún progreso en las regiones donde tuvo presencia, según despacho de ABI.

"Con mucho menos dinero, nosotros estamos saliendo de la pobreza, apoyando con toda la atención a los sectores pobres, ¿qué pasó con los US$2.000 millones? es la pregunta que nos hacemos", concluyó la ministra de Comunicación del gobierno de Evo Morales.