Washington. El rey saudí Abdullah instó repetidamente a Washington a atacar el programa nuclear de Irán y China dirigió ciber ataques contra Estados Unidos, de acuerdo a una serie de cables publicados este domingo en una embarazosa filtración que socava la diplomacia estadounidense.

Los más de 250.000 documentos, entregados a cinco grupos de medios por el sitio web de filtración de información clasificada WikiLeaks, mostraban opiniones francas y a veces críticas de líderes extranjeros así como información sensible sobre terrorismo y proliferación nuclear archivadas por diplomáticos estadounidenses, de acuerdo a The New York Times.

La Casa Blanca condenó la divulgación de los documentos por parte de WikiLeaks y dijo que su revelación podría poner en peligro la vida de informantes estadounidenses en el extranjero.

WikiLeaks señaló que su sitio había sufrido ataques y ninguno de los cables estaba visible allí el domingo por la noche, aunque algunos fueron publicados por los grupos de medios.

Entre las revelaciones en el diario británico The Guardian, que también recibió un adelanto de los documentos junto al francés Le Monde, el alemán Der Spiegel y el español El País, el rey Abdullah es reportado por haber "exhortado con frecuencia a Estados Unidos a atacar Irán para poner fin a su programa de armas nucleares".

"Corten la cabeza de la serpiente", citó el embajador saudita en Washington, Adel al-Jubeir, dichos del rey Abdullah en una reunión con el general estadounidense David Petraeus en abril del 2008.

Los documentos filtrados, la mayoría de los cuales son de los últimos tres años, también revelaron acusaciones de Estados Unidos de que el Politburó de China dirigió una intrusión en los sistemas informáticos de Google como parte de una campaña coordinada más amplia de sabotaje hecha por agentes del Gobierno chino y expertos de seguridad privada, informó el Times.

Cables. Como describió el semanario alemán Der Spiegel, los cables contienen comentarios ácidos como la descripción de un diplomático estadounidense de la canciller alemana Angela Merkel como alguien que "evita el riesgo y es pocas veces creativa".

Otro documento mencionado por The New York Times cita un cable de una embajada estadounidense señalando la posibilidad de que el líder libio Muammar Gaddafi podría haber tenido una relación amorosa con su enfermera ucraniana, quien es descrita como una "voluptuosa rubia".

El diario dijo que muchos de los cables suelen mencionar fuentes diplomáticas confidenciales, desde abogados extranjeros y oficiales militares a activistas de derechos humanos y periodistas, con una advertencia: "Por favor proteger" o "Proteger estrictamente".

Comentarios como una descripción del presidente de Rusia, Dmitry Medvedev, como interpretando al "Robin del Batman de (el primer ministro Vladimir) Putin" seguramente abochornarán al gobierno de Barack Obama y complicarán su diplomacia.

La Casa Blanca dijo que la divulgación de los documentos podría poner en peligro las vidas de personas que viven bajo "regímenes opresores" e "impactar profundamente" los intereses de la política exterior de Estados Unidos y sus aliados en todo el mundo.

"Para que quede claro: tales revelaciones ponen en riesgo a nuestros diplomáticos, profesionales de inteligencia, y personas de todo el mundo que vienen a Estados Unidos por ayuda en la promoción de la democracia y un gobierno abierto", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

"Al revelar documentos robados y clasificados, WikiLeaks ha puesto en riesgo no solo la causa de los derechos humanos sino la vida y el trabajo de esos individuos", agregó Gibbs.

Analistas de seguridad coinciden en que la publicación de los documentos fue un duro golpe para la diplomacia estadounidense, ya que socava la confidencialidad que es vital para líderes extranjeros y activistas para hablar con franqueza a funcionarios de Estados Unidos.

"Esto es bastante devastador", dijo Roger Cressey, socio de Goodharbor Consulting y ex funcionario de ciber seguridad y contraterrorismo de Estados Unidos, en un comentario enviado por correo electrónico.

El Gobierno de Estados Unidos, que fue informado por adelantado de los contenidos de los cables filtrados, contactó a gobiernos de Europa, Oriente Medio y al ruso para tratar de limitar el daño.

Entre las revelaciones reportadas por The New York Times estaban:

- Sospechas de que Irán ha obtenido misiles sofisticados de Corea del Norte capaces de impactar Europa Occidental, y Estados Unidos está preocupado porque Irán está usando esos cohetes como piezas para construir misiles de más largo alcance.

- Acusaciones de que agentes chinos ingresaron en computadoras del Gobierno estadounidense y de aliados occidentales, el Dalai Lama y empresas estadounidenses desde el 2002.

- Conversaciones entre Estados Unidos y Corea del Sur sobre las perspectivas de una Corea unificada si los problemas económicos en Corea del Norte y una transición política llevan a que ese estado implosione.

- Reportes acerca de que donantes sauditas siguen financiando a grupos sunitas milicianos como al Qaeda, y de que Qatar, el pequeño estado del Golfo Pérsico generoso anfitrión de los militares estadounidenses, era el "peor de la región" en los esfuerzos de contraterrorismo, de acuerdo a un cable del Departamento de Estado de diciembre último.