A su llegada a México, la nominada embajadora de Estados Unidos, Roberta Jacobson, centrará las prioridades de la administración, a través del fortalecimiento de los lazos y la competitividad, aspecto fundamental para la creación de oportunidades, buenos empleos y crecimiento.

Ello, dicho por la ex secretaria de Estado adjunta para Latinoamérica ante un grupo de legisladores de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos durante su primera audiencia para evaluar su nominación.

Se espera que Roberta Jacobson llegue a dirigir la Embajada de Estados Unidos en México hacia septiembre próximo. El nombramiento debe ser aún ratificado por el senado de la Unión Americana.

Sobre la funcionaria, el ex embajador Earl Anthony Wayne refirió que ella es una de las principales expertas en asuntos de América Latina en el gobierno estadounidense, y ha trabajado extensamente en el tema de México a lo largo de su carrera de más de 30 años.

Al despedirse de su cargo, Wayne refirió que los temas relacionados con el imperio de la ley tienen un impacto en los ciudadanos de ambos países. “Estos flagelos evitan que nuestra gente desarrolle todo su potencial y nos roban nuestro futuro. Luchar contra ellos demanda vigilancia constante, lo que a su vez necesita de un esfuerzo concertado de todos nosotros, trabajando juntos: gobiernos, empresas, grupos de la sociedad civil, la prensa y nuestros ciudadanos”.

Hasta el momento, William Duncan, es encargado de Negocios que encabeza la representación diplomática en tanto llega la sucesora, Roberta Jacobson.