Tegucigalpa, Honduras. El presidente Porfirio Lobo Sosa se cree un rey que a base de caprichos golpea los intereses del pueblo hondureño, cuestionó este martes el presidente Roberto Micheletti.

Según Micheletti, Lobo Sosa no ha tomado con seriedad su mandato y "todavía está haciendo juegos políticos, incluso dentro de su partido que nos traen a todos muchos conflictos".

Según Micheletti, no existe alguien que le haga poner "los pies en la tierra a Lobo, porque en Honduras elegimos un presidente y después le hacemos creer que es un rey, nos volvemos serviles".

También criticó al presidente del Congreso Nacional, Juan Orlando Hernández, recordando que prometió 80 mil nuevos empleos tras un viaje a Estados Unidos y "hasta el momento no se ha visto ningún resultado".

Tanto Hernández como Lobo apoyaron los acontecimientos del 28 de junio de 2009, que entregaron a Roberto Micheletti el poder de la nación.

En el campo político, dentro del liberalismo, Micheletti dijo que apoyará la precandidatura presidencial de Mauricio Villeda, quien este lunes oficializó el Movimiento Liberal Villedista.

Oportunistas y delincuentes. En clara alusión a los zelayistas que han decidido fundar un nuevo partido, Micheletti los calificó como "oportunistas y delincuentes". Son "oportunistas y algunos delincuentes que buscan colarse en cualquier posición", explicó.

Al único que le dio méritos fue al presentador de la televisión, Salvador Nasralla.

"Muchos lo toman como una chabacanada, yo lo tomo con seriedad, para mí él (Nasralla) tiene muchas cualidades como hondureño, el resto son oportunistas que están buscando ver cómo se cuelan de cualquier posición".

"Todos estos partiditos que arrancan tienen la obligación de tener con seriedad la cantidad de ciudadanos que dicen que los respaldan para formar un nuevo partido", y "si en las internas no sacan la cantidad de votos que dicen tener sean sancionados, para que ellos no vuelvan a intentar hacer jugarretas", insistió.

Sobre el nuevo partido de Zelaya, dijo que "los comunistas en el país siempre han sido 250.000 repartidos a nivel nacional, que se hayan agregado 50.000 más, 300.000 que no van a hacer más que eso".

Micheletti continuó cuestionando a Zelaya: "Yo entiendo la aspiración o ambición de cierto sector de llegar al poder, primero bajo una arma, segundo bajo una "cuarta urna" y cada uno tiene su decisión y su manera de actuar y decidir".

"El Libre que siga caminando libre como se le dé la gana y que logre su objetivo que están pensando, tienen algunos diputados en el Congreso Nacional, como siempre estuvieron los comunistas que están allí", dijo.

"A ellos no les interesa la presidencia, les interesa incorporarse en cierto grupo de personajes que son los que van aparecer y que todos lo van a ver encabezando las planillas".