San Juan. El republicano Mitt Romney barría en las primarias de su partido en Puerto Rico este domingo, fortaleciendo su posición como favorito en la carrera para determinar quién enfrentará al presidente estadounidense Barack Obama en las elecciones del 6 de noviembre.

Con un 20% de los votos escrutados, Romney tenía alrededor de un 83% de las preferencias, según la comisión electoral de Puerto Rico. Rick Santorum estaba en segundo lugar, con sólo poco más del 8%.

Newt Gingrich ocupaba el tercer lugar, con alrededor de un 2%.

Con una abrumadora mayoría, parecía que Romney obtendría a los 20 delegados disponibles en la isla, que es un Estado asociado libre de Estados Unidos.

Santorum, ex senador por Pensilvania, presentaba una potencial amenaza para Romney en Puerto Rico, dado que su catolicismo y conservadurismo social podrían haber atraído a votantes en la isla predominantemente católica romana.

Pero la campaña de Romney fue respaldada por casi todos los republicanos prominentes en Puerto Rico, de habla hispana, y Santorum enfadó a muchos puertorriqueños al comentar la semana pasada que tenían que hacer del inglés su lengua principal.

"No pueden imponerle el inglés a la gente. Mi sensación es que él (Santorum) fue muy mal asesorado o no habría dicho lo que dijo", dijo a Reuters Ana Lydia Porrata-Doria, de 69 años, y que votó por Romney.

Los puertorriqueños reconocen tanto al inglés como al español como sus idiomas oficiales.

Con el desempleo del 15,1% en Puerto Rico, muchos votantes dijeron que respaldaban a Romney porque creían que estaba mejor posicionado entre los candidatos republicanos para cumplir con promesas sobre creación de empleos en la isla.

Puerto Rico tiene alrededor de 3,8 millones de personas. Sus habitantes pueden votar en primarias republicanas, pero no en elecciones presidenciales. Los puertorriqueños que viven en Estados Unidos tienen los mismos derechos de sufragio que otros ciudadanos estadounidenses.

El triunfo de Romney del domingo fue parte de una "estrategia isleña" cuidadosamente planificada que incluyó victorias en Guam, las Islas Marianas del Norte y las Islas Vírgenes de Estados Unidos, para compensar el impacto de derrotas ante Santorum en algunas disputas estatales recientes.

Romney cuenta con una gran ventaja en respaldo de delegados del partido, cuyo apoyo es necesario para ganar la nominación.

Sin embargo, enfrenta un creciente desafío de Santorum en Illinois, cuyas primarias tendrán lugar el martes, en medio de la disputa para obtener los 1.144 delegados necesarios para sellar la nominación republicana.