Burlington, EE.UU. El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney, planea dar algunos detalles de sus propuestas económicas mientras entra en un período crítico de su campaña e intenta eliminar una pequeña diferencia en favor del presidente Barack Obama en las encuestas.

El desafío de Romney es mantenerse cerca hasta que la campaña entre en su fase final el mes que viene, cuando él y Obama se encontrarán el 3 de octubre para el primero de los tres debates presidenciales que dominarán las últimas semanas antes de las elecciones del 6 de noviembre.

En una disputa marcada por la debilidad de la economía estadounidense, Romney necesita convencer a los votantes de que pueden confiar en él, mientras Obama trata de sembrar dudas en torno a las propuestas que ofreció el republicano, como qué programas de gobierno recortaría y cómo compensaría una reducción de 20% en los impuestos.

Con ese fin, asesores de Romney dicen que el ex gobernador de Massachusetts planea dar esta semana especificaciones sobre cada uno de los cinco puntos centrales de su mensaje económico: fortalecer la producción y el comercio energético, mejorar la educación, reducir el gasto gubernamental y ayudar a pequeños empresarios reduciendo regulaciones, entre otras medidas.

"Estamos, empezando el lunes, atendiendo a cada aspecto del plan de Romney para tener una clase media más fuerte", dijo un importante asesor del candidato presidencial.

El lunes y el martes Romney hablará sobre la onerosa deuda de 16 billones de dólares que tiene EE.UU., del rol de Obama en hacerla más grande y de las maneras de reducirla, agregó otro importante asesor.

Romney ha estado subrayando esos cinco temas como parte de su discurso de campaña, pero fue presionado por conservadores para dar mayores especificaciones sobre sus planes económicos y culpar a Obama por el 8,1% de desempleo.

El asesor de Romney, que habló en condición de anonimato, dijo que el republicano planea no reaccionar ante las críticas. En lugar de ello, intentará atender el deseo de los votantes para que ambos candidatos den más detalles sobre sus planes.

Una serie de nuevas encuestas entre votantes estadounidenses mostró que Obama tenía un apreciable apoyo después de la Convención Nacional Democrática, luego de haber estado muy parejo con Romney por meses.

Asesores de Romney sienten que la carrera sigue estando tan equilibrada como siempre y que la ventaja se va a evaporar.

"Nos sentimos muy bien", dijo el asesor. "Sólo tenemos que seguir haciendo nuestro juego".

El mayor examen de Romney puede llegar en el primer debate, que se realizará en Denver y se enfocará en política nacional.

Un importante asesor del republicano señaló que la campaña considera a los debates como una gran oportunidad para que el mensaje de Romney sea escuchado por una mayor cantidad de votantes.