Tras descansar algunos días después de su triunfo electoral de este domingo 31 de octubre, la presidente electa de Brasil, Dilma Rousseff acompañará en gira al mandatario Lula da Silva a Mozambique y a la cumbre del G-20 que se desarrollará en Seúl la semana del 8 de noviembre.

De acuerdo al ministro de Planificación, Paulo Bernardo Silva, el presidente Lula pretende que Rousseff lo acompañe en los al menos ocho viajes que realizará al exterior hasta el 1 de enero de 2011, fecha en que deberá entregar el cargo a Rousseff.

Lula considera como prioritarios, de acuerdo a Silva, los viajes que realizará a países latinoamericanos para participar en reuniones del Mercado Común del Sur (Mercosur) y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), de acuerdo a La Tercera.

En su primer pronunciamiento este domingo en la noche como presidenta electa, Rousseff aseguró que Brasil actuará con vigor en las instancias internacionales para intentar frenar las especulaciones financieras y proteger la moneda brasileña.