La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, anunció este viernes que procesará ante la justicia a la revista Veja, tras publicarse este viernes que tanto ella como su antecesor en el cargo, Luiz Inácio Lula da Silva, estaban al corriente del desvío ilegal de fondos de la petrolera estatal Petrobras.

"No puedo callar frente a este acto de terrorismo electoral", aseguró Rousseff en su última aparición en televisión dentro del espacio electoral de cara a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, en las que se jugará la reelección con el candidato socialdemócrata Aécio Neves.

Las palabras de Rousseff son una respuesta a la publicación más reciente de Veja, importante publicación brasileña que anticipó un día su salida a la calle con una edición en la que la acusa a Rousseff y Lula de "saber" que en Petrobras se había enquistado una vasta red de corrupción.

En su interior, Veja atribuye al cambista Alberto Yousseff, preso por el escándalo Petrobras, de haber afirmado ante la justicia que "Dilma y Lula sabían de todo", una frase que llevó a su portada con impactantes fotos de la presidenta y su antecesor.

En su mensaje, la jefa de Estado negó las acusaciones y acusó el rotativo de "intentar revertir la voluntad popular".

Para Rousseff, Veja "ha agredido a la prensa y al periodismo" y que ha "excedido todos los límites" en un momento en que las encuestas la presentan como favorita para ser reelegida el domingo frente al socialdemócrata Aécio Neves.

"Es una barbariedad, es una infamia contra mí y contra Lula. Es un crimen" y tiene "una clara intención malévola de interferir en los resultados de las elecciones", denunció Rousseff, para quien "Veja fracasará en su intento criminal" y apuntó que "la diferencia es que esta vez no quedará impune", pues "la conciencia libre de la Nación no puede aceptarlo".

Por ello, Rousseff avanzó que emprenderá medidas legales contra la revista, que mantiene una férrea línea opositora a su Gobierno.

"La justicia libre de este país condenará este crimen", aseveró Rousseff, para quien el elector brasileño "tiene conciencia para diferenciar la verdad de la mentira" y lo probará en las urnas.

"Los brasileños darán su respuesta a Veja y a sus cómplices en las urnas y yo les daré la respuesta ante la justicia".

Rousseff parte según los últimos sondeos con una ventaja de entre 6 y 8 puntos sobre el socialdemócrata Aécio Neves.

En la primera vuelta, la actual mandataria fue la más votada, con un 41,59% de los votos, frente al 33,55% de Neves.