Río de Janeiro. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró hoy viernes que los defensores del juicio político para que sea destituida del cargo son personas que se oponen a los proyectos sociales del Gobierno.

"Quien pretende interrumpir mi mandato es justamente quien considera un error del gobierno federal colocar recursos para el programa 'Mi Casa Mi Vida'", dijo Rousseff este viernes en Río de Janeiro, ante unas 1.500 personas que lograron acceder al programa de viviendas sociales del gobierno brasileño.

"Algunas personas creen que pueden llegar al poder así. Es verdad que el 'impeachment' (destitución) está en la Constitución. El problema es que yo no cometí ningún crimen de responsabilidad. No habrá golpe porque esto sería una ofensa a nuestra democracia", agregó Rousseff.

La presidenta afirmó que está haciendo "un gran esfuerzo" para mantener los programas sociales pese a la crisis económica que vive el país y que bajo "ninguna hipótesis" los abandonará. "Mi gobierno tiene un compromiso, del que no nos arredramos, con la igualdad de oportunidades", destacó la presidenta para defender los programas sociales.

El programa gubernamental "Mi Casa Mi Vida", ya ha entregado 2,63 millones de residencias desde que fue lanzado por Rousseff en su primer mandato y tiene como objetivo cumplir la entrega de 6 millones de viviendas al finalizar su mandato, en 2018.