Sao Paulo. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró este miércoles que ni en sus "peores pesadillas" imaginaba que la derrota sufrida este martes por la selección brasileña de fútbol por 1-7 ante Alemania, en una de las semifinales del Mundial, y que impiden a la cinco veces campeón del mundo coronarse con el cetro mundial en su propio país.

Rousseff aseguró que Brasil superará esta "situación extremamente dolorosa", en una entrevista televisiva concedida al canal estadounidense CNN.

"Como aficionada, sé como los aficionados se sintieron, pero también sé que somos un país que tiene una característica. Somos un país que nos levantamos ante la adversidad", explicó la mandataria, quien se dijo "profundamente sentida" por la debacle.

Rousseff dijo no creer que la dura derrota sufrida por la selección de fútbol afecte el tradicional buen humor de los ciudadanos del país.

"Tuvimos éxito en organizar la Copa del Mundo, los brasileños y los aficionados que vinieron. Sabemos que el torneo transcurrió en paz, con gran alegría. El fútbol está hecho de victorias y derrotas. Es parte del juego", agregó la presidenta de Brasil, quien aspirar a ser reelegida el próximo 5 de octubre.

"Ser capaz de superar la derrota, creo que es una característica de una gran selección y de un gran país", añadió Rousseff, quien consideró que las ausencias de la estrella del equipo, Neymar, así como el defensa y capitán Thiago Silva, pesaron demasiado en el grupo.

Rousseff dijo que el Mundial fue uno de "los mejores" ya realizados "en parte debido a la capacidad del pueblo brasileño para ofrecer hospitalidad y recibir bien a aficiondos de todo el mundo", concluyó.