La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, confirmó durante una visita a la ciudad Barra dos Coqueiros, a 30 kilómetros de Aracaju, Sergipe, la creación de dos nuevas estructuras de gobierno: el ministerio de la Micro y Pequeña Empresa, una de sus promesas de campaña, así como la Secretaría Nacional de Riego, la que dependerá del Ministerio de Integración Nacional.

La confirmación fue hecha durante un discurso de 50 minutos que Rousseff dio ante los gobernadores de nueve estados en la región, donde se comprometió a dar prioridad a las inversiones y proyectos para el nordeste de Brasil. 

Asimismo, la primera mandataria se comprometió a dar un lugar privilegiado a las zonas semi áridas dentro del plan nacional de lucha contra la pobreza, que debe ser presentado en abril. 

Rousseff fue taxativa en señalar que la solución de la pobreza extrema del país pasa por apoyar la problemática de las zonas semi áridas del nordeste: "es imposible para el Brasil combatir la pobreza sin abordar la pobreza extrema en el noreste, en el semi árido", afirmó. 

Dilma invitó a los gobernadores de la región a participar, a partir de marzo, en los debates sobre la meseta para dibujar el plan de lucha contra la pobreza, uno de los sus objetivos principales.