Rio de Janeiro. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, afirmó que es "absurdo" decir que el gobierno brasileño cambió las inversiones en educación por la construcción de estadios de fútbol para poder organizar el Mundial, que se celebrará entre el 12 de junio y el 13 de julio en doce ciudades del país.

En un acto en Sao Paulo, Rousseff aseguró que durante los dos mandatos del expresidente Luiz Inácio Lula da Sulva, el presupuesto para educación era de casi US$8.000 millones de dólares y que actualmente es de casi US$50.000 millones, mientras que la construcción de los doce estadios para jugar el Mundial es de US$3.500 millones.

La critica por el dinero público invertido para construir o modernizar los estadios en los que se jugará el torneo es uno de los principales temas en las manifestaciones que hay por todo el país desde junio del año pasado, y que estallaron con la disputa de la Copa de las Confederaciones, torneo previo al Mundial organizado por la Fifa.

"Por lo tanto, es absurdo decir que el dinero de los estadios compromete la educación en Brasil", explicó Rousseff, quien agregó que la cantidad destinada para la construcción de los recintos deportivos es "dinero de financiación" .

"Tendrán que pagar al banco, y el banco, como saben, no flaquea. Financiaron los estadios y los cobrarán" , dijo. Parte del dinero destinado para la construcción de los estadios salió del estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), el banco de fomento del gobierno brasileño.

Igual que hizo en anteriores discursos, la jefa da Estado volvió a reafirmar que la construcción y ampliación de los aeropuertos no se hizo para poder atender la llegada de turistas que visitarán el país durante el Mundial, y sí para la población brasileña.

"Dicen que hicimos los aeropuertos para el Mundial. Pero los hicimos porque se tienen que hacer aeropuertos. Antes, los brasileños no podían llegar a la puerta del aeropuerto. Hoy, no sólo llegan, sino que viajan en avión", resaltó.

En el mismo acto, Rousseff dijo que el Mundial buscará ser un evento por la paz y contra el racismo, que se ha expresado de forma "revuelta" en los últimos meses en el mundo del deporte.