Brasilia. La candidata oficialista de Brasil, Dilma Rousseff, permanecía en un empate técnico de cara a las elecciones presidenciales de octubre frente a su rival de la oposición José Serra, mostró un sondeo de opinión publicado el sábado.

La encuesta de Datafolha indicó que Rousseff contaba con 36% de intención de voto frente a 37% de Serra, ex gobernador del estado de Sao Paulo.

Los resultados contrastan profundamente con un sondeo de Vox Populi divulgado el viernes señalando que Rousseff consiguió una ventaja de 8 puntos porcentuales frente a Serra.

Algunos analistas afirman que la diferencia podría deberse a muestras de encuestados divergentes.

Previamente este mes, un sondeo de Datafolha arrojó que Serra contaba con 39% de intención de voto, dos puntos porcentuales más que la ex jefa de Gabinete del presidente Luis Inácio Lula da Silva.

La ex ministra de Medioambiente Marina Silva, del Partido Verde, subió a 10%, respecto a 9%, en la encuesta de Datafolha.

Con apenas dos meses y medio para las elecciones del 3 de octubre en Brasil, los inversores han estado observando de cerca la campaña para ver qué candidato lleva la delantera.

En los últimos tres meses Rousseff y Serra han estado en un empate virtual, con los resultados de los sondeos fluctuando en respuesta al desarrollo de su campaña en anuncios de televisión.

Sin embargo, todos los sondeos indican que la candidata oficialista ha ido cerrando la brecha de hasta 20 puntos porcentuales frente a Serra desde diciembre.

Rousseff se ha beneficiado del enorme apoyo popular a Lula y de la expansión económica que este año creó millones de empleos.

Se espera que la mayor economía de América Latina crezca alrededor del 7% este año.

El sondeo de opinión de Datafolha tiene un margen de error de más/menos 2% y encuestó a 10.905 personas entre el 20 y el 23 de julio.