El ex gobernador de Santa Cruz y candidato a la reelección Rubén Costas elevó este el tono de sus críticas y acusaciones contra el vicepresidente Álvaro García Linera. "Es un personaje siniestro de la política”, dijo y pronosticó que “más temprano que tarde va a tener que pedir perdón al pueblo cruceño”. Este miércoles calificó a la autoridad como "cobarde" y "terrorista confeso".

La avalancha de calificativos se produjo en respuesta a la publicación de una separata del caso Terrorismo en la que el nombre del cruceño fue incluído y por lo cual sus abogados presentaron una semanda contra García Linera por el delito de uso indebido de bienes del Estado.

Antes de que se presentara la demanda, el vicepresidente ofreció una conferencia de prensa en la que anunció que no temía enfrentarla porque sus actos estuvieron enmarcados en la defensa del país y de su integridad.

“Háganlo (enjuícienme), los espero; les digo con firmeza que no hay nada más digno para un revolucionario, para un patriota, que lo enjuicien por defender su patria. No me arrepiento de nada de lo que hice y lo volvería a hacer”, afirmó.

La acción legal es por la publicación en medios de comunicación de una separata y spot publicitario del caso Terrorismo, donde se afirma que las acciones irregulares fueron comprobadas tras la sentencia de Ignacio Villa, Juan Kudelka, Elöd Tóásó y Mario Tadic. Los dos últimos sentenciados vincularon a Costas con el caso.

“No merece respuesta ni merece mi respeto, es un personaje siniestro de la política boliviana, un personaje que se gasta en dos días tres millones de bolivianos simplemente para difamar, simplemente para usarme de pretexto para destilar todo ese sentimiento negativo”, cuestionó este miércoles Costas en una entrevista en la red Unitel.

El candidato a la reelección aseguró que la acción legal fue planteada y continuará por delitos como difamación y malversación de fondos públicos. “Este señor, más temprano que tarde va  a tener que pedir perdón al pueblo cruceño por tantas iniquidades, por una impostura, por un cinismo descarado por la manera de conducir la política”, insistió.

Costas es líder del opositor Movimiento Demócrata Social y va a la reelección a la gobernación de Santa Cruz. Aseguró que García le advirtió de forma personal y ante testigos de que “no descansará hasta verlo en la cárcel”.