Moscú/Kiev. Rusia condenó a Ucrania el ataque militar que lanzó este viernes en la ciudad oriental de Slaviansk, y dijo que la acción acabará con toda esperanza para la viabilidad de los acuerdos de Ginebra.

"Durante una visita a Minsk, (el presidente Vladimir) Putin calificó a esa como una posible operación criminal... Lamentablemente, los actuales acontecimientos han confirmado esta evaluación", dijo a los reporteros el vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, luego de que las fuerzas uranianas intentaran recuperar el control de los edificios gubernamentales ocupados por activistas prorrusos.

Al indicar que Kiev ha "borrado" los acuerdos de Ginebra alcanzados el 17 de abril, Peskov dijo que "difícilmente será posible decir hoy que se podría esperar que al menos partes de esos acuerdos se cumplan".

Moscú está "extremadamente preocupado" por la seguridad del enviado presidencial especial Vladimir Lukin y de los periodistas de Rusia, quienes se encuentran de visita en la zona de conflicto, agregó.

Además, exhortó a Estados Unidos y a Europa a que evalúen la situación objectivamente y a que hagan un llamado a quienes utilizan aviones militares en contra de áreas pobladas a que consideren bien la situación, informó la agencia estatal de noticias RIA Novosti.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia reiteró en un comunicado que "el uso del ejército en contra de su propio pueblo es un delito y llevará a Ucrania hacia una catástrofe".

Ucrania lanzó un gran ataque contra fuerzas prorrusas alrededor de la ciudad de Slaviansk en las primeras horas de hoy. Los rebeldes derribaron dos helicópteros ucranianos y un miembro de la tripulación perdió la vida, dijo el líder de las fuerzas de autodefensa de Slaviansk, Vyacheslav Ponomaryov.

Ponomaryov acusó a las autoridades ucranianas de lanzar el ataque utilizando armamento pesado y dijo que las fuerzas de autodefensa tuvieron que retirarse hacia la ciudad.

La cancillería de Ucrania confirmó la pérdida de dos helicópteros y añadió que dos miembros de la tripulación murieron.

Los helicópteros fueron derribados con un misil tierra-aire, lo que demuestra que los rebeldes no son civiles sino personal bien equipado y bien entrenado militarmente.

El ministro del Interior de Ucrania, Arsen Avakov, advirtió a los residentes de Slaviansk que permanezcan en lugares cerrados mientras se realizan las operaciones antiterroristas en la ciudad.