Moscú. Rusia dijo este martes que las nuevas sanciones de la Unión Europea contra Irán minan los esfuerzos internacionales para resolver los temores sobre el programa nuclear iraní, reduciendo las esperanzas de una cooperación más estrecha entre Moscú y Occidente en este tema.

Los ministros de Relaciones Exteriores de la UE aprobaron este lunes una serie de restricciones extra contra Irán, que fueron más allá de las sanciones de Naciones Unidas acordadas el mes pasado.

Entre las sanciones se incluyen la prohibición para hacer negocios con bancos y aseguradoras iraníes, además de medidas para impedir la inversión en el lucrativo sector del petróleo y el gas de Teherán.

"Esto no sólo socava nuestros esfuerzos conjuntos para buscar un acuerdo político y diplomático en torno al programa nuclear de Irán, sino que también muestra desdén por las previsiones coordinadas y cuidadosamente equilibradas de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU", dijo la cancillería rusa en un comunicado.

El uso de sanciones fuera del marco del Consejo de Seguridad de la ONU es "inaceptable", dice el texto.

Rusia condenó el lunes un ataque verbal del presidente iraní contra el presidente ruso, Dmitry Medvedev, ampliando la brecha entre ambos países después de que Moscú cediera ante la presión de Occidente y respaldara las sanciones de la ONU.

Sin embargo, el comunicado del martes indica que Moscú también tenía desacuerdos significativos con Occidente respecto a Irán.

Además de las sanciones de la UE, el comunicado criticó las medidas unilaterales aprobadas por el Congreso de Estados Unidos el 24 de junio destinadas a presionar a los sectores energéticos y bancarios de Irán.

"Lamentamos decir que todos los pasos recientes de la Unión Europea y Estados Unidos para reforzar la presión sobre Irán muestran su desdén por los principios de la colaboración", dijo el comunicado.