Moscú. El Ministerio del Exterior ruso dijo en un comunicado el sábado que la agitación en Turquía amenaza la estabilidad regional y pidió a las autoridades turcas que resuelvan la situación sin violencia y dentro del marco constitucional del país.

La declaración se conoce en momentos en que fuerzas leales al Gobierno turco luchaban el sábado por eliminar los últimos focos de un intento de golpe militar, que se desmoronó luego que multitudes respondieron al llamado del presidente Tayyip Erdogan de salir a las calles a apoyarlo y de que decenas de rebeldes abandonaron sus tanques en Estambul.

Las relaciones entre el Kremlin y Erdogan se mantiene tensas por la crisis en Siria y el derribo por parte de Turquía de un avión de combate ruso en noviembre, pese a un acuerdo el mes pasado para restablecer la cooperación bilateral tras un periodo de tensión.

"En Moscú estamos profundamente preocupados por los eventos en Turquía", dijo el ministerio. "La escalada de la situación política (en Turquía) en un contexto de amenazas terroristas en este país y un conflicto armado en la región suponen un elevado riesgo a la estabilidad internacional y regional", agregó.

Autoridades rusas han acusado en el pasado a Erdogan de ignorar el contrabando de petróleo de Siria a Turquía por parte del grupo militante Estado Islámico y de dirigir lo que han denominado una problemática islamización de la sociedad turca. Erdogan ha dicho que las acusaciones de contrabando son una calumnia.

Las sanciones comerciales de Rusia contra Turquía, impuestas por el derribo de un avión de combate ruso, siguen vigentes pese a que el Kremlin dijo el mes pasado que Erdogan se había disculpado con el presidente ruso Vladimir Putin por el incidente.

En tanto, el primer ministro ruso Dmitry Medvedev dijo que el intento de golpe de estado en Turquía demuestra que algo está muy mal en la sociedad turca. "Lo que sucedió muestra que en la sociedad y el Ejército turcos hay profundas contradicciones que han emergido a la superficie", dijo a la prensa en una cumbre en Mongolia.

El Ministerio del Exterior ruso confirmó además su disposición a trabajar con el Gobierno legítimamente electo de Turquía, especialmente cuando se trate de combatir al terrorismo.