Moscú. Rusia expresó este lunes su "enérgica protesta" por la decisión de muchos países de la Unión Europea (UE) y de la OTAN de expulsar a diplomáticos rusos en relación con el caso Skripal, en una declaración del Ministerio de Exteriores publicada en su página web.

"Expresamos nuestra enérgica protesta por la decisión adoptada", señaló el ministerio, que advirtió de que Moscú "reaccionará".

"Vemos este paso como inamistoso y que no ayuda a establecer las causas y la búsqueda de los culpables" del incidente ocurrido el 4 de marzo en Salisbury (Reino Unido), añadió en referencia al exespía ruso Serguéi Skripal y su hija, hospitalizados tras ser expuestos a un agente químico.

La Cancillería rusa manifestó que este "gesto provocador" de los países que "siguen el juego a las autoridades del Reino Unido en el llamado caso Skripal (...) es la continuación de la política de confrontación que apunta a una escalada de la situación".

"Postura parcial e hipócrita". Según Moscú, al acusar infundadamente a Rusia del envenenamiento de Skripal y su hija, las autoridades británicas "han adoptado, de hecho, una postura parcial e hipócrita".

La parte rusa, añade la declaración, ha solicitado información a Londres en repetidas ocasiones, pero no ha recibido ningún antecedente, aunque se trata de un intento de asesinato de ciudadanos rusos en territorio británico.

"Tampoco tienen datos objetivos y definitivos los aliados del Reino Unido que siguen ciegamente el precepto de la unidad euroatlántica en menoscabo del sentido común, las normas del diálogo civilizado entre los Estados y los principios del derecho internacional", subrayó la Cancillería rusa, que advirtió de "desde luego" Moscú reaccionará a este paso inamistoso.