Rusia se mantiene en contacto con los participantes de las conversaciones a seis bandas, sobre el asunto nuclear de la Península Coreana, luego de la declaración de Pyongyang de un "estado de guerra" con Corea del Sur, declaró este sábado un alto diplomático ruso.

"Estamos en contacto con nuestros socios en el proceso a seis bandas con el fin de evitar que la situación se salga de los límites político-diplomáticos", declaró a la prensa el embajador general del Ministerio del Exterior de Rusia, Grigory Logvinov.

Corea del Norte señaló este sábado que entró en un "estado de guerra" con Corea del Sur, y todos los asuntos entre las dos Coreas serán manejados de acuerdo con los principios de tiempos de guerra.

La declaración, emitida en conjunto por el gobierno, el partido y otras organizaciones de Corea del Norte, advirtió que cualquier provocación militar cerca de su territorio o de las fronteras marítimas de ambos países resultará "en una escala total de conflicto y una guerra nuclear".

Las conversaciones a seis bandas, que agrupa a Corea del Norte, Corea del Sur, Estados Unidos, Japón, Rusia y China, iniciaron en 2003 pero se estancaron desde finales de 2008.

Logvinov señaló que Rusia no podría permanecer indiferente a lo que ocurra cerca de sus fronteras orientales, mientras la "tensión se incrementa ahí y por las declaraciones amenazadoras que se escuchan cada diía".

Rusia espera que la situación en la Península Coreana "no cruce la línea de peligro", dijo, exhortando a todos los involucrados a mostrar la máxima responsabilidad y moderación.